16 agosto 2010 Blues, Jazz, Noticias, Otros

abbey-lincoln.jpg

La voz grave y dramática de Abbey Lincoln ya sólo se podrá escuchar en grabaciones. Y es que la que fuera una de las cantantes afroamericanas de jazz más influyentes y originales de la segunda mitad del siglo XX falleció la pasada madrugada del sábado en su domicilio de Nueva York. Acababa de cumplir los 80 años de edad.

Nacida en Chicago, Anna Marie Wooldridge cambió de nombre y de ciudad cuando empezó a ver claro que su camino era la música. Tras pasar por clubes nocturnos californianos, cantar varios años en Hawai y volver de nuevo a Los Ángeles, ahora ya conocida como Abbey Lincoln; su trayectoria artística y vital dio un vuelco al cruzarse en 1954 con el batería Max Roach.

Al lado de Roach, el trabajo musical de la cantante mejora, se hace más profundo y fructífero. Discos como That’s Him!, Abbey is Blue y sobre todo, el magnífico Straight Ahead de 1961 -del que se recuerda especialmente la versión vocal del mítico tema de Thelonius Monk, Blue Monk- se convierten con el tiempo en auténticos clásicos.

Durante la década de los 60, Abbey Lincoln se convierte en punta de lanza de la lucha por los derechos raciales de los negros en Estados Unidos. Buena muestra de su compromiso es el disco We Insist!; Freedom Now Suite, donde la música coge un marcado estilo africano y que ya desde la propia portada se entiende como un desafío a la segregación.

we-insist-cover.jpg

Cabe destacar que la cantante de Michigan también hizo sus pinitos en el cine, con películas -como no podía ser de otra manera- de temática racial, como Nothing But a Man (1964) o For Love of Ivy (1968) junto a Sidney Poitier; e incluso podría haber llegado a interpretar a su admirada Billie Holiday, pero Hollywood prefirió finalmente a la menos polémica Diane Ross.

Aunque estuvo años sin tener contacto con la música, regresó paulatinamente al jazz a mediados de los 80, grabando desde entonces con regularidad hasta prácticamente sus últimos años de vida, firmando su último disco Abbey Sings Abbey en 2005.

Vía | El País

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *