17 junio 2014 Heavy Metal, Noticias

Alissa White-Gluz

Alissa White-Gluz vino a sustituir a la gran Angela Gossow al frente de Arch Enemy. El puesto era una perita en dulce para muchas cantantes pero no era fácil borrar de la memoria de los fans del grupo a Gossow. Alissa lo ha conseguido y ahora narra cómo ha sido esa andadura y cómo lleva estar al frente de la banda.

Lo primero que comenta es cómo ha llevado que esta gira europea comenzase con una lesión que le impide actuar, “creo que en los primeros conciertos iba a tope y llegué a romper una de las plataformas del escenario. Me caí y me hice heridas en el brazo, la barbilla y demás. Las costillas salieron muy mal paradas. Me rompí una y me dañé las demás”.

“Pensaba que estaba bien pero a los pocos días me dolía mucho. Un amigo me llevó al médico, me hicieron pruebas y el médico me indicó que no podía actuar y que me iba a inyectar morfina. Con este tipo de lesiones poco se puede hacer salvo descansar. Mi cabeza está bien pero la costilla rota está cerca del riñón y no puedo hacer nada”.

De reemplazar a Angela Gossow indica que “el recibimiento de los fans me ha sobrepasado, entiendo que mucha gente sólo quiera ver al grupo con Angela y que no quiera saber nada de esta nueva etapa. Ella se ha retirado y poco más se puede hacer al respecto”.

La situación es ideal. Estoy en un grupo que logró romper las barreras del metal y sin intentar hacerme pasar por nadie seguimos ahí. No me preocupa qué pueden pensar los fans de mí porque fue la propia Angela la que me pidió que fuera la cantante del grupo”. Aclarados los términos, esperemos que Alissa se recupere en breve de sus lesiones.

Vía | Blabbermouth

Síguenos en Twitter

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *