7 julio 2010 Conciertos, Críticas

rock-publico.jpg

Este año el que quiera ver un concierto tendrá que pasar por caja pero a base de bien. El sistema se ha caído, la crisis asola a los ayuntamientos y quitando las fiestas de Bilbao y San Fermín en el resto sólo podremos ver a los primos del concejal o al grupo favorito del mismo.

Muchísimos grupos están notando ya que la cosa está fatal este año. Se juntan el hambre con las ganas de comer, si al final resulta que eres el clan del PSOE no te faltará el trabajo. El citado partido se caracteriza por contratar a lo más pijo del lugar que para ser de izquierdas hay que tener dinero.

El otro bando opta por justo lo contrario, para que no se les note el pelo de la dehesa contratan a grupos de rock, son tan malos como los otros pero al menos eso nos llevamos. Que varios grupos básicos de nuestra música se vean el paro por este motivo nos parece vergonzante.

Que un promotor, que pone su dinero de la suya de Ubrique, tenga que pagar una fortuna por alquilar un local municipal aun cuando el propio ayuntamiento es incapaz de contratar a nadie nos parece asqueroso. Esta es la España en la que vivimos, la crisis también ha llegado a la música y el paro no tardará en aparecer en este sector. Eso sí, socialismo o…paro.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *