26 noviembre 2010 Curiosidades, Entrevistas, Pop, Rock

large_joel2.jpg

Billy Joel, el genial pianista que se retirara de los escenarios en 2008, ha pasado esta semana por el quirófano para reemplazar su cadera. Si ya en los últimos tiempos se le podía ver con un bastón y en malas condiciones, las semanas antes de la operación fueron especialmente duras para el músico que este fin de semana ya descansará en su propia casa.

Christie Brinkley, la mujer de la que se divorció este mismo año, es la persona que le está cuidando, “Se ha operado de la cadera entera ya que pensaba que si no lo hacía ahora no lo haría nunca. Pronto descansará en casa”.

Joel se ha pasado buena parte de este año promocionando The Last Play at Shea. Este documental recoge los últimos conciertos del músico, ya hace meses que comentó “Sabía que este 2010 no iba a trabajar. He promocionado el documental pero mi vida ha sido un desastre”.

“Me he divorciado, he tenido un desagradable suceso con mi hija y el resto no ha ido bien”. Tras varios viajes por Europa ahora se centra en su recuperación pero no pierde tampoco su característico humor al comentar que “Cuando veo fotos mías de algún concierto o me veo tocando siempre pienso que debería haber una edad límite para hacer este tipo de cosas. Es posible que haga alguna gira en el futuro, no pienso quedarme en mi casa y pudrirme”. Le deseamos que se recupere pronto.

Vía | Rolling Stone

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *