2 mayo 2016 Hard Rock, Noticias

bonscott

Bon Scott nos dejó hace treinta y seis años pero su carisma sigue intacto. El legendario cantante de AC/DC goza, desde ayer, de una estatua en Kirriemuir (Escocia). Os contamos a continuación todos los detalles de la inauguración de la estatua y de cómo se ha pagado la misma.

Bon vivió en la citada ciudad hasta que tuvo seis años. Cada año se celebra el “Bonfest” en honor a la figura del vocalista y ahora la estatua será un punto de encuentro para todos los fans de tan peculiar artista. La escultura ha tardado años en terminarse. Fans de treinta y dos países han abonado las cuarenta y cinco mil libras que John McKenna, el escultor, ha cobrado por su trabajo.

La escultura está en el jardín dedicado al cantante y representa al antedicho con su clásico chaleco. “And the music was good and the music was loud, and the singer turned to the crowd and said ‘Let there be rock’” es la leyenda que se puede leer alrededor de la estatua.

John Crawford, gestor del BonFest, ha comentado que “es increíble que mucha gente no sepa que Bon se crió aquí. La gente sí sabe que Peter Pan es de aquí y ahora también lo sabrá de Bon. Es una estatua pagada por los fans”. Mark Evans, otrora bajista de AC/DC, reconocía que “es algo mágico, Bon era un gran tipo y creo que es magnífico que tenga una estatua en donde se crió”.

“Habría cumplido setenta años este mismo año. Yo tenía 19 cuando entré en el grupo, él tenía diez años más. A pesar de que le gustaba la fiesta nunca se le olvidaron sus raíces escocesas. Se habría quedado impresionado al saber que tenía una estatua aquí”. Bon nació en Fofar, vivió en Kirriemuir hasta los seis años y se fue con sus padres a Australia. El resto ya es historia del rock.

Vía | Loudwire

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *