18 octubre 2012 Curiosidades, Hard Rock

Joe Bonamassa es uno de los mejores guitarristas del momento pero no un simple palmero de Glenn Hughes por mucha carrera que el bajista y cantante tenga a sus espaldas. Black Country Communion podrían haber firmado su testamento musical tras unas declaraciones del que fuera bajista de Deep Purple.

Joe ha declarado que está harto del bullying al que le somete Hughes al obligarle a hacer cosas que no puede, ni quiere, hacer. De hecho Joe no estuvo el fin de semana pasada en Wolverhampton ya que “temía que Glenn hiciera una de sus estúpidas declaraciones sobre si el grupo tenía o no futuro”.

Hughes, que aireó los problemas de la banda en Twitter, ya ha pedido perdón sobre su actitud pero Joe comenta, en Music Radar, que “el daño está hecho”.

Lo hemos pasado bien haciendo el disco y creo que es un gran trabajo. Ahora de buenas a primeras mis temas son “de segunda mano” y por mi culpa la banda no ha llegado más lejos. He hecho lo que dije que iba a hacer hace tres años. No todo es culpa mía”.

No fui al concierto porque no se puede estar en un camerino con un gorila de cuatrocientos kilos de aquí para allá y temiendo que le diga a la gente que ese es nuestro último concierto. Prefiero alejarme un poco y en vez de romper mi relación con ellos optar por que todo mejore”. Así lo esperamos los fans del grupo y ojalá que así sea.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *