Carlos Santana, recordamos cómo se convirtió en “Devadip”

Carlos Santana, recordamos cómo se convirtió en “Devadip”

Escrito por: David López   @FyDescritura    28 marzo 2013     Sin comentarios     1 minuto

El legendario guitarrista también se vio inmerso en la corriente de los años setenta que llevó a varios músicos a cambiar de religión. Devadip fue el nombre que recibió de su mentor. Te contamos los detalles en la noticia interior.

A mediados de los años setenta la mayoría de los músicos y deportistas famosos intentaban buscar la respuesta a los grandes interrogantes de la vida en la religión hindú. Carlos Santana también lo intentó e incluso llegó a recibir un nuevo nombre, Devadip, del gurú Sri Chinmoy.

El guitarrista John McLaughlin fue la persona que animó a Santana a acudir al citado gurú. Norman Weinstein, autor de Carlos Santana: A Biography, comenta que al guitarrista se le indicó que “debería dejar el alcohol y las drogas y usar la música y la poesía como un camino para honrar a la divinidad”.

Para completar su transformación fue llamado Devadip, “La luz del cordero del ser supremo”. Esta nueva religión provocó que en marzo del 73 los citados músicos grabaran el disco Love, Devotion, and Surrender. En este trabajo se observa la fuerte influencia de la religión hindú.

Santana no duró mucho como Devadip y tras observar que estaba adorando a una persona y que lo que comenzó como una ayuda iba a convertirse en una secta con todas las de la ley optó por volver a las andadas.

Tal y como reconoció Santana en Rolling Stone, “no me equivocaba, no tardó demasiado Chinmoy en decirles a mis amigos que no me llamaran más porque “estaba en un mar de ignorancia” por abandonar sus enseñanzas”. Más claro el agua. Desde entonces Santana ha logrado salir de sus problemas por sí mismo y su carrera ha ido de éxito en éxito. Esperamos vuestros comentarios sobre esta anécdota.

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.