13 diciembre 2012 Entrevistas, Jazz, Pop, Rock

-Si os parece podemos comentar los temas más destacados del disco aunque pensamos que todos ellos son excelentes. “Kasanova” es un corte con mucho ritmo y casi perfecto para abrir los conciertos, ¿cómo surgió la idea de esta canción?

Dany Swing Pistone: En su origen la idea para esta canción era hacer una especie de tango canallesco. Se le ocurrió a Nico Pistone, ex trombonista de la banda, que escribió una primera letra de la que se han quedado sobre todo frases del estribillo. A partir de ahí sufrió diversas mutaciones tanto en el ritmo, como en la armonía y en la letra, hasta acabar convertida en una especie de pasodoble balcánico. Finalmente la hemos elegido para abrir el disco y para hacer el videoclip, pero en los conciertos suele ir más bien por el final del repertorio.

-“El guateque de los muertos” y “Será y se irá” son cortes que parecen ser casi un homenaje a las películas de serie B de los setenta. ¿Estáis de acuerdo o los tiros van por otro lado?

Dany Swing Pistone: Pues sí, puede ser. El guateque de los muertos seguro tiene un rollo muy peli de serie B: los cadáveres se levantan de sus tumbas para bailar el Yeah Yeah de Georgie Fame pinchado por DJ Satán. “Los decapitados quieren bailar el limbo” es una frase de la que estoy particularmente orgulloso, hablando de todo un poco.
El Será y se irá es otra de las canciones mutantes de este disco, quizá a la que más vueltas le hemos dado hasta dar con ese estilo funk-soul que tiene ahora. Fue una propuesta de Ernst Pistone, contrabajista de la banda y coproductor del disco, y la verdad es que acertó de pleno. En principio era un ska tranquilillo, luego la hicimos más rockera-surfera y durante una temporada como un medio tiempo soul, pero siempre había algo que fallaba. Es un tema difícil quizás porque la melodía y la letra no definían claramente el estilo, es decir que se podía interpretar de muchas maneras con resultados muy distintos, por lo que se nos hacía difícil decir “así tiene que ser”. Creo que todas las piezas encajaron escuchando el resultado final, y que logramos equilibrar el tono un poco serio de la letra con un arreglo funk-soul desenfadado.

-“Tarántula” recupera el sonido de las big bands en un derroche sonoro poco visto en nuestro país. ¿Otro homenaje a ese tipo de música o ganas de ofrecer algo nuevo al panorama musical?

Dany Swing Pistone: No sabemos si suena a big band, porque sólo tenemos tres vientos, pero sí queríamos que tuviera ese regusto a swing-jazz antiguo y un toque oscuro que fuese coherente con letra. La idea era que el swing caminase al ritmo que camina la tarántula mientras trepa silenciosamente por tu espalda…

-“Slow drink” y “El viejo piano” son otros temas mágicos que mezclan ritmos de otras tierras. La influencia aquí es distinta, ¿de dónde proviene?

Dany Swing Pistone: Muchas gracias por calificarlos de mágicos. Slowdrink tiene una combinación de funk y bossa que nos pareció muy interesante desarrollar. La letra, con una estrofa en inglés y otra en portugués, pensamos que refleja también esa mezcla. Siempre hemos pensado que esta canción es como “de crucero”, algo así como el barco de “Vacaciones en el mar” haciendo escala en Río de Janeiro.
En El viejo piano queríamos hacer un bolero puro y duro, imitando la lírica dramática y exagerada que tienen los boleros clásicos y reflexionando incluso sobre ese dramatismo y sobre el propio estilo en la letra de la canción. Aquí nos fijamos mucho en Trío Los Panchos, Antonio Machín o Lucho Gatica. Para componerlo y para interpretarlo la verdad es que analizamos muchos boleros clásicos, tanto a nivel de letra como de armonía y melodía. El bolero es un género precioso, con un regusto a naftalina fascinante.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *