Crónica del concierto de Hora Zulu en Sevilla

Crónica del concierto de Hora Zulu en Sevilla

Escrito por: Ricardo    26 octubre 2010     Sin comentarios     3 minutos

Vivimos los estertores de una de las mejores salas de Sevilla, y nada mejor que comenzar este tour de despedida con Hora Zulu. La banda granadina llegaba a uno de los últimos reductos de la música en directo de la capital andaluza, la Sala Q. La gran sorpresa de la noche fue no ver la […]

Vivimos los estertores de una de las mejores salas de Sevilla, y nada mejor que comenzar este tour de despedida con Hora Zulu. La banda granadina llegaba a uno de los últimos reductos de la música en directo de la capital andaluza, la Sala Q. La gran sorpresa de la noche fue no ver la sala a reventar, como en otras ocasiones, pero los que andábamos bajo el escenario estábamos preparados para darlo todo ante estos referentes del rap metal.

Así, la formación comandada por Aitor Velázquez salió al escenario decidida a entregarse ante sus fieles pese a que, como comentó éste, vinieran a Sevilla a ‘presentarnos a nosotros mismos’ una vez más, ya que no había disco nuevo ni ninguna novedad a tener en cuenta exceptuando la vuelta del batería Javi Cordovilla tras su ‘resurrección’.

De este modo, Hora Zulu ofreció, como se esperaba, un intenso directo en el que fueron desgranando los temas más conocidos de su repertorio con más enjundia si cabe gracias a la reincorporación del guitarrista Ernesto Cabello, lo que a su vez da más libertad de movimientos al excepcional Paco Luque. Éste, por su parte, sorprendió al salir con una guitarra española para dar otro aire a canciones como Llueven Flores.

Como todo no va a ser perfecto en un concierto, la nota negativa se la lleva el sonido de la sala. No tengo malos recuerdos de otros conciertos a los que he asistido allí, pero en esta ocasión no se escuchaba apenas ninguna letra. Y que nadie piense que es problema de Aitor, ya que en otras ocasiones sí que se le ha entendido perfectamente en peores situaciones.

Para el que no se supiera las letras de memoria, era muy complicado seguir a un vocalista que tiene tanto que ofrecer al público. Es un auténtico genio cuando el rapeo se complica y sus espontaneidad en los interludios no tiene precio. Igual que el trabajo de Alex Bedmar en el escenario, no sólo dio muestras de su calidad al bajo, sino que aumentó el ritmo del público con sus movimientos durante todo el concierto.

Con respecto al repertorio de temas, nada nuevo, sin presentar disco nos encontramos con todo un set list de clásicos, donde para mi destacan joyas para un directo como Agua de Mayo, Dice el Poniente, Tango o Andaluz de nacimiento. Pero si me tengo que quedar con dos cortes, sin duda destacaron para mi gusto Camarada y Yonki Supastar, que por otra parte se corresponden con los momentos que más nítidamente recuerdo del concierto.

Así que, en resumen, buena noche de metal fusionado con rap, momentos de flamenco, grandiosa tanto la banda como el público, evidentemente, aunque respecto al sonido conviene decir que deberá mejorar bastante, visto lo visto en determinadas partes del concierto, de cara a las numerosas actuaciones que acogerá la sala antes del anunciado cierre.

Imagen | Vhaross Sevilla en Facebook

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.