6 octubre 2012 Hard Rock, Lanzamientos, Noticias

Don Dokken siempre ha sido uno de los mejores cantantes de hard rock que ha dado la historia y también uno de los tipos más polémicos del género. Tras pelearse, y despedir, a todo tipo de músicos de Dokken, su grupo, no hace mucho que volvía al candelero para editar Broken Bones, ahora reconoce que el disco es el último del grupo.

Si a primeros de septiembre estaba contento con el resultado e ilusionado con el futuro del grupo, ahora es todo lo contrario. En declaraciones a Glyde magazine ha comentado que “es nuestro último disco, quiero hacer otras cosas, creo que como Dokken ya he dicho todo lo que tenía que decir en el género y ahora quiero hacer otras cosas”.

“A la primera escucha no te das cuenta del trabajo que hay detrás. A la segunda ya te percatas de que cada canción tiene su propio rollo y su propio estilo. Todo eso es un trabajo importante que mucha gente parece no valorar”.

“He estado junto al guitarra Jon Levin once meses componiendo. Teníamos treinta canciones, en más de una ocasión hemos reescrito cada tema hasta cinco veces. Todo esto no se ha valorado como debería y por eso creo que hay que cambiar”.

“No me gusta ser un músico que se acomoda y siempre graba lo mismo. Ahora estoy escribiendo las letras de un disco instrumental acústico que me pasó Michael Schenker en Bulgaria. Va a ser un disco de chill out prácticamente”.

Sobre por qué abandonó la banda en 1988 expuso que “Con George Lynch nunca he tenido ni un problema. El problema era la situación. Cuando les dije que me iba fui muy claro. Llenábamos estadios, vendíamos discos, éramos super estrellas del rock y siempre había una queja, siempre había un problema que corregir. No se podía seguir así”. Grande Dokken.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *