24 mayo 2016 Entrevistas, Libros de música, Otros

Vicente - Maño

Y si antes os comentábamos el contenido del fantástico manual Así funciona el mundo de la música, hoy hacemos lo propio entrevistando a su autor. La obra está el número uno en Amazon gracias a su didáctica. Vicente Bañó nos atendió amablemente y nos desveló varios secretos que, a buen seguro, te servirán para triunfar en el antedicho negocio.

-Ante todo gracias por responder a esta entrevista para Miusyk. Comienza el libro con un prólogo de Miguel Ríos en el que sigue apostando por esas bandas que están buscando un estribillo que les saque del anonimato. Dos cosas, cómo se logró que Miguel redactase el prólogo y de dónde pensáis que le proviene tanto optimismo a pesar de llevar años en esto.

Representé durante 2 años a Miguel en su gira 60mp3, y como consecuencia de mi amistad con él, le envié el previo del libro pensando que no lo prologaría ya que él no se prodiga en esto. Mi sorpresa fue que a la semana me envíó el prólogo, lo cual me encantó. Creo que ha sido toda su vida un luchador de comienzos difíciles y ya nada le asusta.

-Tras plantear que el libro es casi una guía para todo aquel que escucha, trabaja o quiere vivir de la música comenzáis apostando por el talento antes de convertirse en producto. ¿Pensáis que ahora sobran virtuosos y faltan artistas con talento?

Virtuosos no sobran nunca , ni gente con talento tampoco; lo que ocurre es que el talento es un bien escaso y así debe seguir siéndolo. Si el talento fuera masivo perdería todo su encanto. En su escasez está su mayor encanto.

-En lo referente a los distintos tipos de contrato también logras aclararle al lector cómo amarrar este tipo de cuestiones antes de comenzar su carrera. ¿Qué tipo de contrato aconsejarías a una banda que empieza?

Mi consejo siempre es que intenten blindarse lo menos posible, es decir, siempre hay que intentar para el artista que “haya alguna ventana por la que saltar”, en caso de conflicto.

-Comentas que a nivel de marketing en los años sesenta y setenta habías más ideas que ahora a nivel de apariciones en los medios, nivel de las portadas y demás. ¿Cómo ves el nivel de este tipo de cuestiones en nuestro país? ¿Has tenido alguna idea de promoción que las bandas que representas no se haya atrevido a llevar a cabo?

El nivel es muy bajo, vivimos tiempos carentes de imaginación. Es el artista el que debe inspirar ideas en función a su personalidad y actitud, y la gente, en general, es muy poco contestataria en lo artístico, en contra de lo que parece.

-También se comenta en el libro la importancia de los medios de comunicación en la promoción musical. Como parte interesada que somos, ¿qué nos falta y que nos sobra a los medios nacionales a la hora de promocionar a un grupo?

Dedicarle mucho más espacio al producto local. Algunos países tienen por ley dedicarle un % al producto local con carácter obligatorio. Creo que, al igual que pasa con el cine, debería aplicarse a la música.

-Defiende la figura del manager como fundamental para el éxito de un grupo. Citas a los míticos Epstein y Grant pero ¿Por qué piensa que tienen tan mala fama los managers que incluso han recibido críticas en forma de canciones? ¿Piensa que sería interesante crear algún tipo de carrera universitaria para ser manager o dedicarse a la industria musical?

Sin duda. Cualquiera se puede adjudicar el título y “engatusar” a un grupo de principiantes ,con farsas, y con la intención de llevarse algún dinero. El problema que tenemos los managers profesionales es el intrusismo. Hay demasiado en este sector.

-Al comentar las distintas formas de promoción de un disco insiste en que lo mejor es que lo haga una compañía profesional o bien una agencia especializada. En estos tiempos suele ocurrir que los trabajos autoproducidos, como también indica, son muchos pero ¿piensa que hay saturación de este tipo de lanzamientos? ¿Considera que esta forma de promocionar un disco es la menos adecuada a tener de los resultados?

En décadas pasadas grabar un disco no era tan sencillo como ahora. En la actualidad, con un buen ordenador, y los elementos necesarios, pueden grabarse “cosas” tanto los profesionales como los aficionados, lo que da como resultado una oferta excesiva , sobre todo en redes sociales, que el público es incapaz de asimilar.

-La coda dedicada a la organización de un gran concierto quizás aclare muchos aspectos a los que se quejan de los precios de las entradas y demás. Igualmente, también indica cómo los festivales son un lugar o idóneo o inapropiado para según qué grupos. ¿Piensa que quizás haya cierta saturación de festivales y de grandes conciertos? ¿Debería el mercado espaciar algo más las citas con bandas del mismo género musical para que acudiese más público? ¿Le aconsejaría a un grupo tocar como telonero en un gran concierto?

Tocar como telonero siempre es mejor que no tocar, pero de poco sirve si no hay un trabajo discográfico y con talento, detrás. Hay un exceso de festivales. Se ha creado una burbuja en torno a ellos que explotará, calculo que en un par de años. No todos son rentables porque no hay público para tanto festival, lo que hará que finalmente el mercado se auto regule y queden los verdaderamente bien resueltos y gestionados.

-Para terminar, volviéndole a agradecer su colaboración, ¿Le queda algo por hacer en el negocio de la música?

Siempre quedan cosas por hacer, aunque a decir verdad mis sueños de juventud se han cumplido todos. Mi ilusión dia a dia es mantenerme y seguir generando nuevos proyectos.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *