24 marzo 2016 Folk, Hard Rock, Noticias

blackmore

Frontiers es una de las discográficas que practican la arqueología del rock. Sólo ellos logran editar discos de bandas rescatadas del olvido. La edición de All our yesterdays, último disco de Blackmore´s night ha terminado con una demanda al mítico guitarrista. Os contamos los detalles.

El pasado dieciséis de marzo la compañía antedicha demandó al músico por los motivos que os detallamos. Según indica Frontiers, “Blackmore cobró doscientos veinte mil dólares como adelanto de sus derechos. Editamos el disco y nos quedamos con los derechos del mismo durante los próximos tres años. En el contrato que firmamos antes de pagarle quedaba claro que Blackmore tendría que promocionar el disco respondiendo a todas las entrevistas que nosotros le indicáramos. Desde entonces ni ha respondido a entrevistas, ni ha hecho el trabajo por el que se le pagó. Es más, se ha quejado continuamente de los términos de la cláusula de promoción del disco”.

Y como muestra un botón. “En julio de 2015 la banda estaba de gira por Francia. Para su concierto en París los promotores, y nosotros, organizamos hasta catorce entrevistas con el músico. No sólo concedió cuatro entrevistas sino que tampoco permitió que ningún miembro del grupo respondiera a las restantes. Lo más curioso es que fue el propio management del grupo el que nos insistió en buscar esas entrevistas para promocionar mejor el concierto en París”.

En Alemania se negó a asistir hasta a seis televisiones distintas para promocionar su gira. Tampoco colaboró a la hora de desmentir un bulo que se publicó en el país sobre su persona. Tampoco respondió a dos entrevistas concertadas con Bild, la revista más importante del país. Desde Frontiers le insistimos en la importancia de todas estas apariciones sin resultado alguno. Debido a esta actitud perdimos varias oportunidades importantes para promocionar el disco”.

“Ritchie también impidió que los miembros del grupo respondieran a entrevistas en Japón y el Reino Unido. En el acuerdo promocional quedaba claro que ambos países eran “vitales” para la promoción del disco.

“Aparte de todo lo anterior, ni Blackmore, ni su management publicaban correctamente la información sobre el disco en sus redes sociales. En muchas ocasiones se negó a responder a entrevistas si no era conjuntamente con su mujer. Además exigía que la entrevista fuera la portada de la revista en cuestión o el tema más importante de la emisión de ese programa de radio o televisión”.

“En diciembre le enviamos una carta comentándole todo lo anterior e intentando lograr un acuerdo. Teniendo en cuenta que no nos ha respondido nos hemos visto obligados a demandarle”. La compañía le pide a Blackmore ciento cincuenta mil dólares en concepto de indemnización por daños y perjuicios. El abogado de Blackmore ha comentado que la demanda sólo busca “dinero”.

Vía | Blabbermouth

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *