8 junio 2013 Noticias, Rock

Bon Jovi Tampa directo

“Si piensas que la música en directo es el futuro de la música, inventa algo para que sigamos forrándonos” o algo parecido sería lo que diría el creador de cierta empresa de venta de tickets a uno de sus empleados. Los abusivos gastos de gestión son un atraco a mano armada y si suben el IVA cultural y los gastos no bajan la música en directo será pronto un lujo al alcance de unos pocos.

Incluso si te imprimes tú mismo la entrada te cobran por esa “gestión”. Semejante abuso y sus detalles han sido recogidos por Víctor Lenore en un espléndido artículo del que os colgamos las partes más interesantes.

Rubén Sánchez, de FACUA, indica que “Son similares a los que se imponen en los billetes de avión. Legalmente están prohibidos. Los empresarios no pueden repercutir a sus clientes los gastos que se derivan de su actividad”. Cita los artículos 87.5 y 87.6 del texto refundido de la Ley General para la Defensa de los Consumidores”.

Lo que se entiende como gastos de gestión no deja de ser un porcentaje del precio de la entrada del que le dan una limosna al que la vende y ellos se quedan con una fortuna por poner un papel especial y colgar en una web los detalles del concierto en cuestión.

En la próxima gira de Depeche Mode el que compre una entrada VIP pagará 21.50 euros en este concepto. La pregunta está muy clara, si fuera el gasto de gestión real a la empresa le tendría que dar exactamente lo mismo que la entrada cueste 10 o 100 euros ya que su “gasto” es una tira de papel y la comisión al que vende la entrada en una tienda.

Ticketmaster se defiende y alega que “Los gastos de gestión no sólo cubren imprimir una hoja de papel. Esa hoja es el resultado final del trabajo de muchas personas y de una tecnología en constante innovación” para añadir que el propio promotor llega a un acuerdo con ellos en ese concepto.

Igualmente alegan que la publicidad de los conciertos y el marketing necesario también entra en ese concepto. O lo que es lo mismo “cuelan partidas que nada tienen nada que ver con distribuir entradas”. Al menos no todo está perdido, Javier Andrés de Ticketea reconoce que “El cliente quiere ver un único precio y no llevarse sorpresas al final de la compra. Igual que no se desglosa el coste de la seguridad o el coste del alquiler del local, no entiendo porque se tiene que desglosar los gastos de gestión, causando enfados y sorpresas al comprador”.

Abrimos las líneas de debate para que nos comentéis lo que más os apetezca a este respecto.

Vía | El Confidencial

Síguenos en Twitter

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *