18 septiembre 2016 Hard Rock, Noticias

Guns- N’- Roses

Guns n´Roses editaban hace veinticinco años dos discos dobles bajo el título de Use your illusion. La megalomanía, la locura y la poca previsión comercial terminó con la formación original de la banda aunque los discos han logrado aguantar el paso del tiempo. Transcribimos lo que se publicara en la revista Classic Rock sobre la gestación de los antedichos discos.

Duff comenta al respecto que “teloneábamos a los Stones, éramos grandes fans. Vimos cómo cada miembro del grupo tenía su propia limusina, su propio abogado, su propio trailer para descansar y me volví hacia Izzy para decirle que nunca haríamos eso. Seis meses después lo hicimos”.Recordando aquellos tiempos en los que la banda se comió el mundo el propio bajista, que aguantó hasta el 97 en el grupo, recuerda que “no te puedo decir qué pasó exactamente y eso que estaba allí”.

Tras la publicación de los discos Slash se fue a Tanzania de vacaciones pero antes de ir al aeropuerto optó por parar un momento en Tower Records para ver cómo iban las ventas de su lanzamiento. “Fue algo mágico, Donald Trump iba en una limo con cinco modelos porque iba a comprar ambos discos. Las tiendas abrían a las doce de la noche para vender el disco. Me fui dos semanas a Maasi Mara que es una forma de alejarse de la vida de estrella del rock”.

Al volver de vacaciones se habían vendido ya setencientas setenta mil copias de Use your Illusion II, el otro disco había logrado vender seiscientas ochenta y cinco mil. Alan Niven , manager del grupo por aquellos entonces, comenta que “el éxito nos vino de la noche a la mañana, nos llevó tres años. Fue como Sísifo al subir la piedra, te lleva tiempo pero cuando llegas a la cima la piedra echa a rodar y no puedes controlar tu trabajo”.

De hecho, él mismo fue despedido meses antes de la edición de los discos. “Eso me metió en un pozo negro. De hecho, nunca grabaron nada que mereciera la pena. Izzy se fue a los tres meses. Creo que es la banda de Axl y que la gente puede estar a su lado porque es el que paga”.

Pero Niven comenta que “la situación no podía empeorarse” por lo que la bomba estaba a punto de estallar, “nadie sabía que estallaría de esa forma”. El antedicho intentó diseñar una estrategia para que la banda triunfase en Estados Unidos y lo consiguió. Se trajo la banda al Reino Unido para que tocasen en Donnington, cuando lo hicieron en el 87 habían vendido siete mil copias de Appetite for destruction
, a su regreso a Estados Unidos habían multiplicado por diez las ventas. Con tantas ventas ni las estrategias pudieron salvar a la banda del abismo.

Slash: “Creo que me tiraron al estrellato y eso hay que saberlo controlar”

Slash indica que “no hablo por los demás pero pasé de ser una especie de trovador nómada sin nada a hacer una gira con los Guns y vivir cosas que nunca había vivido. Creo que me tiraron al estrellato y eso hay que saberlo manejar. No sabía para dónde tirar y qué hacer. Después entré en una profunda depresión por culpa de las drogas. Cuando nos metimos a grabar el segundo disco ya no éramos una banda como tal”.

Duff reconoce que “todos teníamos nuestra casa. Nunca sabes qué podía pasar. El disco salió primero en Estados Unidos y tuvo éxito, al año ocurrió lo mismo en otros países. Todo el mundo se vestía como nosotros, nos convertimos en un fenómeno cultural. Todo el mundo nos conocía”.

Alan Niven recuerda que “al menos ninguno de ellos murió mientras yo fui manager del grupo. Había que ayudarles a ganar la batalla pero solo querían ganar la guerra. Slash tuvo una crisis fuerte en mi casa. Le limpié el vómito y en cuanto se recuperó llamó a su camello. Con eso lidiaba cada día. Teníamos una entrevista y no aparecía. Había que ir a por él para meterlo en un avión, mandarlo a Hawaii y que se relajase”.

“Recuerdo que hice eso con Steven Adler y se puso a gritar que iban a morir todos porque iba a haber un accidente. Le dijeron que saliera del avión, se fue a ver a su camello y la historia volvía a comenzar”. Duff indica que “Steven fue el que más sufrió. Teníamos un acuerdo de que cuando íbamos a grabar había que parar un poco el consumo. Era un pacto entre ladrones o algo así. Slash y yo le dijimos que estábamos preocupados por él y le avisamos muchas veces”.

Slash recuerda que “Steven no podía grabar el disco y necesitábamos seguir con la banda porque quizás perderíamos el tren y otra vez nos separaríamos lo que nos llevaría otro año para reunirnos”. Izzy recuerda que “me di cuenta de que Steven era importante para la banda cuando se partió la mano tras golpear una pared en Michigan. Fred Coury, de Cinderella, hizo de suplente. Es un gran músico pero las canciones sonaban fatal”.

Lo peor de todo es que Matt Sorum, el sustituto de Adler, comentaba que “yo iba a reemplazar al adicto y eso que tomaba heroína y cocaína”. Al menos parecía controlarlo mejor que su antecesor. Slash concluye que “creo que la marcha de Steven fue el inicio de la desintegración de la banda pero considero que su despido fue la punta del iceberg. El resto del proceso lo hizo Axl”.

Mucho ha llovido desde entonces. Nadie les habría dicho que iban a reunirse y a llevar a cabo una gira tan exitosa. Vivir para ver. Esperamos vuestros comentarios sobre lo arriba expuesto.

Vía | Team Rock

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *