8 octubre 2012 Pop, Rock

Ellos ni tienen vacaciones, ni manager, ni limusina, ni hotel ni nada que se le parezca. Son jornaleros de la música. Trabajan en hoteles, pubs, bares, restaurantes y allá donde les llaman. Tienen una profesionalidad fuera de toda duda y han hecho de la música su vida.

Bandas de tributo a Michael Jackson, The Temptations, Queen y todos los grandes músicos de la historia aparecen en un pequeño escenario cada noche para que los turistas se diviertan. No hay cancelaciones, ni problemas de voz, el show siempre se celebra.

De distintas partes del mundo llegan a nuestro país para tener un sueldo digno, para distraer a los espectadores y también para enseñarnos que la música no está siempre envuelta de un halo de misterio y glamour, más bien todo lo contrario.

Imitadores más o menos acertados, bailarines que dan el alma, técnicos de sonido que brillan por su ausencia, vestuario hecho a mano y un lujo que jamás tuvieron son los ingredientes de cada actuación. Muchos actúan para 50 personas como si estuvieran en el Madison.

Va por ellos, por los que tocan en las Baleares, Canarias, Benidorm, la Costa del Sol, la costa Brava y en cualquier rincón del estado en el que se les llame. Sin ellos la música se habría muerto hace años, jamás lograrán su sueño pero sí conquistan el corazón de cada uno de sus oyentes. ¿No se trata de eso? ¿No se trata de emocionar a todo el que te ve con tus cualidades artísticas? Abrazos y ánimo a todos ellos.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *