6 junio 2017 Curiosidades, Hard Rock, Noticias, Rock

Ian Anderson

Ian Anderson sigue en su interminable, afortunadamente, gira por el mundo y ha tenido un hueco para comentar cómo va su disco de música clásica que, por cierto, lograba en abril el número uno en la lista Billboard de este género musical.

“Normalmente el ostentar esa posición no significa que hayas vendido nada salvo algunos miles de copias del disco. No es el mismo tipo de éxito que si el disco estuviera en la lista Billboard de los 200 discos más vendidos. Creo que los fans más acérrimos no han dudado en comprar el disco y eso se agradece, espero que lo hayan disfrutado”.

iananderson-band

Del reto de adaptar los clásicos de Jethro Tull a un cuarteto de cuerda comenta que “creo que llegamos a hacer algo radical en el sentido de reescribir “Aqualung”, “Aquafugue” en el disco, como si fuera una fuga de música clásica. Lo ha hecho John O’Hara que tiene formación clásica y ha conseguido lo que yo no podía hacer que era darle ese formato al tema. A medida que la canción evoluciona vas reconociendo el tema original y los elementos más familiares del mismo”.

Del famoso, y comentado, plagio que The Eagles hicieran del tema “We used to know” para darle forma a su clásico “Hotel California” comenta que “creo que su canción usa la misma secuencia de acordes que no la misma melodía y las letras no tienen nada que ver. Sería divertido analizar qué tienen en común sendos temas sobre todo teniendo en cuenta que el mío se editó tres o cuatro años antes. Metí mi sentido del humor en este disco clásico (se refiere al tema “We Used to Bach (We Used to Know/Bach Prelude)”) para grabar una pieza algo más larga. El preludio en C mayor es un arpegio de piano que yo mismo compuse”.

Sobre la canción de The Eagles seguro que si lo buscas en Google encontrarás que hay mucha gente haciendo la comparación. No soy yo el que la hago. Es algo de lo que se habla a menudo. No creo que copiaran nada. Eran una banda que hicieron una gira con nosotros en el 72, un tiempo después de que grabáramos nuestro tema que, creo, que quizás tocáramos en directo por aquella época. Ellos estaban comenzando su carrera. Eran más country-rock que otra cosa. No creo que a nuestros fans les gustase su propuesta y tampoco creo que nosotros les gustáramos a ellos. No creo que sean culpables de plagio. Simplemente es que escuchas algo, se mantiene en tu mente y luego lo encajas con otras cosas. Solo hay doce notas en la escala musical y hay muchos acordes. Seguro que encuentras que se ha usado la misma progresión de acordes en multitud de ocasiones a lo largo de la historia del planeta Tierra. No les acuso de nada”.

De la ecología, tema recurrente en varias canciones de Anderson, indica que “nadie parece darse cuenta de la dependencia que tiene el ser humano de los combustibles fósiles. De cómo dependes de tu medio de transporte e incluso de comer enormes cantidades de carne, alimento que es muy caro a niveles de producción y que daña el medio ambiente”.

“En todo el continente americano hay una cultura de comer enormes cantidades de carne. No soy vegetariano, como carne e incluso tome algo de carne esta misma noche en un pastel pero no como todos los días. Intento siempre controlar la cantidad y he decidido no conducir, no ser dependiente del transporte que es muy ineficiente a la hora de proteger al medio ambiente. Uso el transporte público, viajo en la cola de los aviones, si el trayecto es corto cojo el tren. Mañana mismo lo cogeré para ir a Londres. Uso el metro, el autobús o voy andando. Nunca me ha interesado tener un vehículo y mucho menos ser el pasajero de un coche que para ir y venir de Londres, doscientas millas, es totalmente inútil”.

Tras comentar varios detalles de algún que otro clásico de Jethro Tull incide sobre la música actual, “intento escuchar algo que alguien me manda. Cuando la gente quiere que toque en su disco tengo que escuchar a ese grupo. Normalmente siempre digo que sí. A veces les conozco desde hace años y otras son personas que empiezan a los que nadie conoce. Toco porque quiero no porque me paguen”.

Nunca pido dinero por tocar porque creo que cuando cobras te conviertes en una put*. Toco por disfrutar de la música o porque a veces son amigos y me siento obligado a hacerlo. Intento contagiarme de su entusiasmo durante dos o tres horas para hacer el trabajo aunque…¿no es eso comportarse como una put*?”.

Enlazando con la última edición deluxe de Songs from the Wood retomamos sus declaraciones sobre este disco. “Algunos miembros del grupo se implicaron más en los arreglos y fueron más creativos en el estudio. Todos eran diferentes a su manera. Hay un elemento de algo que, se supone, se llama rock progresivo en todos nuestros discos. Quizás se use ese término para describirlos. No creo que esto sea cierto en este caso aunque sí lo era cuando grabamos discos como Thick as a Brick y A Passion Play“. Esperamos vuestros comentarios al respecto de estas declaraciones del inmenso Ian Anderson.

Vía | Newsweek

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *