31 julio 2016 Curiosidades, Rock

Ian Anderson

Ian Anderson no para, aunque su gira con sendos sets de temas de Jethro Tull sigue adelante, el músico ha tenido tiempo de responder a una intensa entrevista en la que repasa varios temas como la política, Dios o la ropa de Blackmore. Os comentamos los más interesantes a continuación.

De cómo estuvo a punto de no aceptar su reconocimiento de la orden del Imperio Británico comenta que “estaba en contra de las políticas de Tony Blair durante su mandato y la verdad es que me gustaría pensar que el premio me lo dieron por haber luchado por los derechos de autor de los músicos y no por haber ganado demasiado dinero por tocar la flauta durante años”.

“Conozco a gente laborista pero ahora mismo me considero más conservador” comenta en lo que a política se refiere. En lo religioso indica que “no soy cristiano y no sigo a Jesús. Creo que el cristianismo, como el resto de grandes religiones, es un buen código moral para vivir. Hay algún que otro mensaje repugnante en la Biblia, ese Moisés es un freak peligroso”.

Del cambio de género de David Palmer, otrora teclista de Jethro Tull, indica que “me gustaría que me lo hubiera dicho antes de ver a la gente de News of the World en la puerta de mi casa preguntándome si era yo el que iba a colocar algo que aprecio dentro de un bote de mermelada para ponerlo encima de la chimenea”.

De su relación con Blackmore indica que “no le conozco mucho pero siempre ha tenido mucho interés en la música medieval y ha citado, desde 1974, a Tull como a un grupo importante. Está centrado en vestirse de esa forma que llaman “garb” pero no se si todo es una broma. No es un tipo demasiado hilarante aunque su sentido del humor puede ser cruel, no está loco”.

Como nunca consumió drogas ahora afirma que “nunca me gustaron porque no me van esos cambios de humor de la gente que la usa. Es complicado crear lazos de unión con personas que no están en sus cabales”.

El punto más bajo de su carrera fue “al final de la gira americana de Thick as a brick en 1972. Quería irme del grupo y tocar en directo. Era como una traición, la gente compraba tus discos, iba a tus conciertos y se ponía a gritar hasta que incluso te era difícil escuchar lo que estabas tocando. Un público que estaba allí para pasarlo bien y para escuchar un ritmo repetitivo a todo volumen. Para mí todo eso era vulgar”.

Se arrepiente de “que no me hayan gustado más cosas. Hay cosas que no he hecho físicamente y que ahora soy demasiado viejo para hacerlas. Intelectualmente me pasa lo mismo. Una carrera musical es una montaña rusa”.

Del sentido de la vida comenta que “antes hay que encontrar el sentido de la muerte y no se si creo en la vida tras la muerte. La vida es una oportunidad y una prueba pero todos nos preparan para el gran misterio de la muerte. No puedo afrontar la idea de retirarme para sentarme en un sillón viendo Casualty en la tele hasta que me muera. En mi epitafio pondrá ‘Buen intento'”. Genio y figura, esperamos vuestros comentarios sobre sus declaraciones.

Vía | Team Rock

También te puede interesar

Comentarios

1 comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *