11 febrero 2014 Heavy Metal, Noticias

Iron Maiden

En 1999 se produjo el regreso de dos hijos pródigos al seno de Iron Maiden. Adrian Smith abandonó el barco en su momento para centrarse en su proyecto en solitario. Bruce Dickinson optó por hacer lo mismo siendo su enemistad con Steve Harris el motivo. El regreso al seno de la banda cambió el rumbo de la Doncella para siempre.

Lo primero que sucedió fue un cambio hacia otro terreno sonoro más progresivo. Si Brave new world fue un gran álbum, entregas posteriores, como A matter of life and death o Dance of death, han ido llevando a los Maiden a un terreno más elaborado que ha agradado a los fans que peinan canas y que ha provocado, en parte, la huída de los más jóvenes.

Tampoco podemos obviar que desde el 99 Maiden han logrado hitos casi imposibles para una banda de heavy metal. Fletar tu propio avión, hacer actuaciones escogidas y ser valorado como una de las banda más grandes del género han sido los pilares sobre los que han ido sustentando su éxito. No olvidamos tampoco que la banda ha optado por una dosis de nostalgia que ha reconciliado a los fans de siempre con el grupo.

Poder volver a ver las míticas giras de Powerslave o la de Seventh son of a seventh son ha sido algo más que interesante para todos los que no pudieron vivir esos conciertos hace décadas. Poco más tenemos que añadir. Opinad vosotros del regreso de Dickinson y Smith a la banda y de qué nos puede deparar la Doncella de Hierro en el futuro.

Vía | Ultimate Classic Rock

Síguenos en Twitter

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *