7 noviembre 2016 Heavy Metal, Noticias

james_hetfield

James Hetfield está protagonizando una serie de entrevistas, como ordena la promoción del próximo disco de Metalica, en las que cada vez se expresa de forma más libre. En esta ocasión ha reconocido que los componentes del grupo no siempre han estado a la altura de la leyenda del mismo.

El estreno de su canción “Moth into flame” provocó varias reacciones en lo que a su letra se refiere. James aclara que “cuando digo ‘pop queen’ no me refiero ni a una mujer, ni a un hombre. Es sobre lo que piensa la gente que es la popularidad o la fama, piensan que esto les va a solucionar los problemas. O también cuando la fama puede ser la meta a alcanzar por algún músico”.

“Para nosotros, la fama ha sido una molestia, no sabíamos cómo quitárnosla de encima. Es una caja de Pandora que a veces te hace pensar en cómo puedes volver a convertirte en una persona sin fama. Mucha gente ha llegado a suicidarse para escapar de esa sensación”.

“La canción está inspirada en el documental sobre Amy Winehouse. Cuando lo vi me sentí muy triste al ver que una persona con tanto talento cayese por la fama. En cierto modo esa forma de pensar se ve a diario con la gente que está obsesionada con los selfies y con el envío de fotos personales buscando aprobación”.

Pero James incluso indica que hay toques autobiográficos en la canción. “Creo que la película Some kind of monster es un buen ejemplo de que creíamos que la gente nos necesitaba, teníamos que darles algo o nos iban a odiar. Creo que he tenido esa sensación durante toda mi vida. Si no estás atento, el monstruo de la fama te puede devorar”.

“En esa etapa estábamos siendo devorados. Paramos para cuidarnos los unos a los otros. No nos importó lo que Metallica significaba para nosotros o para la gente. Solo veíamos la parte horrible y queríamos escapar de ella. No podíamos ver lo bello de nuestras vidas. Independientemente de aquello en lo que te centres, comienzas a trabajar hacia cierta dirección y en ese momento pensamos que aquello era un infierno. Perdimos la perspectiva. Nos dimos cuenta de que el problema no era la banda sino cuidarnos. Fue una dura lección que terminamos aprendiendo”. Esperamos vuestros comentarios al respecto.

Vía | Blabbermouth

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *