23 diciembre 2011 Curiosidades, Heavy Metal

Jeff Hanneman ha terminado ya con la rehabilitación que le tenía sin poder tocar desde principios de año. La mordedura de una araña provocó que el guitarrista de Slayer tuviera que descansar de forma forzosa hasta recuperar su brazo al 100%. Toda una experiencia. El músico lo ha contado todo en una reciente entrevista concedida a Classic Rock.

Me metí en una bañera de agua caliente con un par de cervezas y no noté que una araña me había mordido. Una hora después sabía que algo iba mal. Me ardía el brazo y la carne del brazo se me estaba pudriendo poco a poco. Llegué a urgencias y la doctora sabía de qué era ya que había tenido el mismo caso en alguna ocasión. Estaba sólo a una hora de morir”.

La infección en el brazo ya le había llegado prácticamente al hueso y había que actuar con rapidez. “El médico que me atendió era fan de Slayer y me dijo: “Primero te salvaré la vida, luego tu brazo y después tu carrera como músico”.

La operación eliminó la carne infectada pero una gran herida en el brazo provocó que tuviera que someterse a varios tratamientos durante dos meses. Los músculos y los tendones estaban a salvo.

“Tuve que aprender a andar de nuevo. No me puse de pie durante un mes y la piel me dolía mucho. Los músculos y los tendones estaban muy débiles también pero eso era lo de menos. Ellos sabían lo que me había pasado, de no ser así estaríamos hablando de algo peor”.

Jeff fue sustituido por Gary Holt de Exodus. Hanneman piensa que “Seguramente escribiré algo al respecto. El año ha sido horrendo pero Satán me ha cuidado”. Grande Jeff.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *