30 septiembre 2010 Curiosidades, Hard Rock, Punk

joey_ramone_place-streetsign.jpg

Muy pocos cantantes logran convertirse en un icono de la música. Joey Ramone pudo conseguirlo y aún hoy sigue siendo uno de los frontmans más carismáticos. Quedarse completamente quieto con el pelo en la cara mientras que los músicos descargan su arsenal de riffs de 3 acordes era la marca de la casa. Su muerte, víctima del cáncer, vino a traerle el reconocimiento póstumo de la ciudad que le vio nacer, Nueva York.

El ayuntamiento no dudó en colocar una calle en su hombre, esa zona del Lower Manhattan se denomina Joey Ramone Place y la placa de metal que indica su nombre es de las más robadas. Lo mismo que ocurrió con la de AC/DC en Leganés está pasando en la Gran Manzana.

Tras los robos tuvieron que encontrar una solución. En un primer lugar colocaron la placa a unos 3 metros para evitar “tentaciones” pero también la robaban continuamente. Ahora han decidido ponerla a unos 7 metros de altura para así evitar, de forma definitiva, que nadie se suba para llevársela.

Marky Ramone, batería original de la banda, comenta que “Joey estaría bastante contento de ver cómo Nueva York le ha dedicado un lugar a su memoria. Creo que lo más le gustaría es tener la distinción de que su placa es la que más se roba. Eso sí, la han puesto que para verla has de jugar en la NBA”. Sincero homenaje de la ciudad y de los propios fans. ¿Se les habrá ocurrido vender directamente la placa como un souvenir?

Vía | Billboard

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *