23 abril 2014 Curiosidades, Punk, Rock

johnnythunders

Tal día como hoy de hace 23 años fallecía Johnny Thunders. Una supuesta sobredosis, todavía no confirmada, debido a la leucemia o al SIDA que padecía, terminaba con la aventura que el músico quiso vivir a su manera. Inclasificable, adicto, punkarra y eterno son algunos de los adjetivos que podemos usar para catalogar a este mito del rock.

John Anthony Genzale, Jr. nació el 15 de julio de 1952 en Nueva York y desde el comienzo de su vida optó por la senda de la música para realizarse. En el 73 grababa con su banda The New York Dolls su disco de debut, estaría en la banda hasta el 74 cuando se convirtió en el líder de The Heartbreakers, banda en la que estaría entre el 77 y el 82.

Tras varias idas y venidas a ambas bandas, Thunders siempre mantenía su carrera en solitario. Grabó cinco discos bajo su propio nombre y su leyenda seguía intacta. Su forma de tocar la guitarra incluso provocó que Sex Pistols, al buscar a un segundo guitarra para la banda, pidieran en el anuncio que “no tocara peor que Johnny Thunders”.

Giras por Japón para la historia, una larga estela de escándalos, una vida llena de agujas y drogas y una legión de fanáticos seguidores hicieron el resto. Curiosamente, apenas 36 horas antes de morir grabó con Die Toten Hosen una versión de su clásico “Born to lose”.

Su muerte sigue siendo un misterio. Fue encontrado en un hotel de Nueva Orleans ya sin vida. Muchos indican que fue una sobredosis de metadona debido a la angustia que le causaba o bien una leucemia o bien el SIDA que padecía. Sea como sea, su legado musical es tan brillante que hace que olvidemos todo lo que os venimos contando. Para conocer algo mejor la influencia de Thunders en nuestro país os aconsejamos el magnífico libro de Carlos Zanón Yo fui Johnny Thunders.

Vía | Rock living dead

Síguenos en Twitter

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *