29 junio 2013 Pop

Justin Bieber

Justin Bieber comenzó este mes de junio protagonizando una nueva sesión de fotos. Hasta aquí todo normal si no fuera por sus exigencias. La mas curiosa es que no se pusiera música de Selena Gómez. Igualmente, exigió que nadie llevara su teléfono móvil y anunció que no iba a firmar ningún autógrafo.

Se puede entender que la música de su expareja no es la más apropiada para una sesión de fotos, igualmente parece lógico que no se permitiera el uso de móviles o que exigiera una plaza de aparcamiento pero otro tipo de peticiones, cercanas al divismo, no son las más adecuadas.

Que pidiera varios paquetes de calcetines y varias camisetas puede obedecer a su imagen de pulcritud pero que se impida “hablar con el talento de la música” sólo sirve para aumentar la fama de niñato que ya empieza a precederle y que bien puede terminar con su carrera.

Las peticiones al servicio de catering fueron igualmente leoninas. Sólo un plato de verduras y comida del deli más cercano fueron “normales”. Luego pidió un amplio surtido de tés, pescado sueco, una caja de barritas Nuti Grain de manzana, dos tipos de galletitas Ritz y un buen surtido de gominolas Haribo.

Leyendo estas peticiones apenas podemos confirmar que la fama se le ha subido a la cabeza totalmente y que si nadie le pide que se olvide de este divismo podemos estar ante un monstruo de aquí a pocos años. Cuánto tiene que aprender Bieber de gente como Springsteen o Lemmy.

Vía | Popcrush

Síguenos en Twitter

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *