13 julio 2011 Hard Rock, Noticias, Rock

Uno de los grandes secretos del último disco de Kiss, Sonic Boom, fue su sonido. Tras alejarse lo suficiente del sonido empaquetado del siglo XXI, la banda optó por grabar en directo y lo más parecido al sonido de los clásicos vinilos. Todo esto fue posible por la tecnología CLASP.

El propio Paul Stanley, líder de la banda y productor del nuevo disco, comenta en Kissonline, que “Con este sistema podemos volver a la calidez del sonido analógico con todas las ventajas de Pro Tools. No es nada complicado manejarlo y además estoy convencido de que es el mejor método”.

En el disco anterior la banda grababa las canciones en cinta para luego pasarlas a Pro Tools. Las pausas, los problemas de tempo y el hacer 2 procesos diferentes provocó cierta pérdida de tiempo. Con CLASP pueden grabar en analógico e ir editando el sonido directamente.

Greg Collins, el ingeniero de sonido que acompaña a Stanley tras la mesa de mezclas, comenta que “Justo cuando empezábamos a darle forma al nuevo disco de Kiss me enteré de este programa y decidí usarlo para la grabación del disco”.

Me senté con Paul, que sabe perfectamente lo que quiere, y me indicó que era el programa correcto”. Chris Estes, inventor del programa, se ha pasado también por el estudio y Collins comenta cómo “Se quedó sorprendido. Kiss trae todas las canciones ensayadas a la perfección y cada vez se tarda menos tiempo en grabar un disco con ellos”.

“Cuando llegan tras grabar sus partes y escuchan el sonido se quedan sorprendidos por la calidad del mismo”. Sólo nos queda esperar que la banda de la fecha oficial de lanzamiento de tan esperado nuevo trabajo.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *