4 marzo 2017 Críticas, Hip-Hop, Rap

Kraken Locus portada

En los próximos años no tendremos nuevo material del dúo más gamberro del rap nacional. Confirmado. Duo Kie se ha disuelto. Pero ¡ey!, su miembro Locus ya tenía canciones grabadas en solitario en el momento de lanzar a los medios el bombazo. Si en 2016 nos llegó el EP Mi casa/Mis reglas con canciones como Caballo loco, Barrotes de oro o Ánimo valiente, ya podemos disfrutar de su primer disco en solitario en esta nueva etapa, el autoeditado Kraken.

Se trata de una puesta de largo con doce canciones producidas por el propio Locus y Richie Palacín, con la colaboración de los beatmakers El Hombre Viento en Mejor frente al mar y de Ikki en Si salgo de esta. De la docena de temas solo en tres podemos escuchar al MC en solitario, en tanto ha apostado por un grupo nutrido de invitados vocales.

Un tono sentimental abre Las flores muertas. Letra dedicada a una mujer con colaboración de Hada Guldris en el estribillo, quien se desenvuelve desde las fibras del jazz. En este primer corte ya se adivina en Kraken un disco personal del MC protagonista. Para Depredador nos espera el egotrip clásico en el rap en español. Sin ser la mejor canción, sí cuenta con un videoclip con ‘serpientaca’ incluida. Es este.

Tras las dos bases minimalistas iniciales en Si salgo de esta continúa el rapeo pausado, lejos de los exabruptos que caracterizaron la etapa artística anterior de Locus. Su letra optimista junto al añadido de Joanna Roze con raíces en el pop anglosajón denotan pronto la variedad de enfoques que encontrará quien apueste por este trabajo.

Con base electrónica y un atisbo del Charly Sheen del Inferno de Duo Kie, el tema Yo estaré ahí se muestra como uno de los más notables del disco. Llamativa y con una meritorio distinción entre el estribillo y el resto de la canción. Para nuestro regocijo, tiene videoclip. Y mola tanto como esto.

Otro de nuestros tracks preferidos sigue a la anterior. Hacemos magia nos trae un sonido animado junto a la colaboración entre el rap y el reggae de Dani Killah. Suena muy bien, cuenta con un mensaje optimista… ¿para qué más? Tras el guitarreo inicial de Diamante comprendemos que Kraken gana fuerza conforme avanzan sus pistas. De melódico estribillo cortesía de Sandra Merino, su espíritu -también optimista- conecta con su predecesora a la perfección.

Las breves canciones del álbum, todas por debajo de los cuatro minutos de duración, cuentan con estructuras compositivas similares entre sí y sin embargo cada una de ellas logra imprimar su propia huella en el oyente, luce variado en lo instrumental pese a titubeos momentáneos. Además la elección de colaboradores, con diferentes estilos musicales en su haber, enriquece el producto del esfuerzo de Locus.

Cada canción del disco logra imprimar su propia huella en el oyenteNos sorprendemos desde el primer instante con la castiza y folklórica introducción a La muerte. No nos cortamos: supone una gran idea la extraña mezcla para tratarse de una canción de hip-hop. De profundos escritos, la destacamos de entre las demás por derecho propio; el miedo vital y artístico déjenlo para mañana a diario. La instrumental de Vivir sin miedo nos retrotrae a un pasado apetecible e incluye al andaluz John Vermont.

Auto destruirse supone uno de los escasos instantes de experiencias negativas de Kraken -el título lo dice todo-. El flow característico de Locus se ve acompañado de la fuerza vocal de Charly Efe, quien al contrario que otros colaboradores cuenta con espacio suficiente para explayar su rap. Una rompedora instrumental rock cierra la pista.

Hagan paso, señoras y señores, a Elévame, firme candidato a mejor tema del conjunto. Trocea la dinámica general al invitar a ZPU y Ambkor con igual peso que Locus, un mano a mano de tres bandas con una base de cuidado, ideal para el lance. Tres clases magistrales de hip-hop comprimidas. Eleven la mirada y el brazo ante este pepinazo inesperado.

La bonita introducción de Unos pasos más ya suena a despedida con ese estribillo cortesía de Martha Carpe más cercanos al pop o a la canción de autor. El cierre definitivo llega con Mejor frente al mar, con las características esperables.

Locus obtiene un disco luminoso, optimista, sencillo y sin pretensiones imposiblesEn este trabajo Locus explota su lado positivo, y como resultado obtiene un disco luminoso, optimista, sencillo y sin pretensiones imposibles, redondo en conjunto. Las licencias traídas desde estilos diversos no gustarán a los más puritanos del género, pero en última instancia permiten respirar a las canciones y lograr el efecto buscado. Agradable e interesante, estas doce canciones resultan a posteriori necesarias en la carrera de Locus, un salto adelante. Desdobla sus propuestas anteriores con mensajes suficientes. El camino se hace andando, y la mitad de Duo Kie nos espera en él.

La edición física de Kraken nos llega en formato digipack. Su portada, diseñada por Rebeca Valenciano, queda ilustrada con un corazón tomado a la fuerza por el monstruo que da nombre al trabajo. En el interior un libreto -con poderosa portada de apertura- de 16 páginas incluye las letras de las canciones, agradecimientos y fotografías de Locus. Si lo sacamos de su pestaña podemos leer “que tengas un millón de sueños y el coraje para perseguirlos”.

Podéis conseguir Kraken a través de la tienda oficial de Locus al precio de 10 euros. También tenéis camisetas con su arte, láminas o el mencionado CD Mi casa/Mis reglas. Este es el listado ordenado de canciones que contiene Kraken.

  1. Las flores muertas (con Hada Guldris)
  2. Depredador
  3. Si salgo de esta (con Joanna Roze)
  4. Yo estaré ahí
  5. Hacemos magia (con Dani Killah)
  6. Diamante (con Sandra Merino)
  7. La muerte
  8. Vivir sin miedo (con John Vermont)
  9. Auto destruirse (con Charly Efe)
  10. Elévame (con ZPU y Ambkor)
  11. Unos pasos más (con Martha Carpe)
  12. Mejor frente al mar

Vídeos | Canal oficial de Locus en YouTube

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *