9 noviembre 2010 Clásica, Lanzamientos

boheme_61.jpg

Trasladar el lenguaje dramático y escénico de la ópera al celuloide no es cosa fácil. Y si bien es algo que se ha llevado a cabo en numerosas ocasiones, como en las diferentes adaptaciones rodadas por Zeffirelli o las versiones de “La flauta Mágica” de Ingmar Bergman o Kenneth Branagh, es difícil que el resultado final sea del todo satisfactorio.

Pues desde la pasada semana se puede ver en España -con más de dos años de retraso con respecto a la première de Viena, en 2008- un nuevo intento en este sentido. Se trata de La Bohème, una de las obras principales de Giacomo Puccini, y que ha llevado al séptimo arte el director Robert Dornhelm de la mano de la pareja artística más importante de los últimos años en el “mundillo” de la lírica: el tenor Rolando Villazón y la soprano Anna Netrebko.

Estrenada por Arturo Toscanini en 1896, en el Teatro Regio de Turín, la ópera está basada en la novela “Escenas de la vida bohemia” del francés Henri Murger y nos cuenta la historia de un grupo de bohemios en el París del siglo XIX, con bastantes detalles autobiográficos de la juventud del propio Puccini.

La adaptación de Dornhelm, rodada siguiendo criterios cinematográficos propios del cine musical, consigue de forma bastante efectiva hacer llegar al espectador la trágica historia de amor que se desarrolla en la destartalada buhardilla del parisino barrio latino. Todo ello, por supuesto, con la magnífica música de la ópera como protagonista principal -grabada por la Orquesta Sinfónica de la Radio de Baviera bajo la batuta de Bertrand de Billy- y con la carismática presencia de Netrebko y Villazón.

Unos protagonistas que, como el resto del elenco, suenan con la voz grabada previamente, lo que unido al inevitable hecho de que no son actores de cine (sobre el escenario de la ópera se tiende a interpretar de manera mucho más exagerada), resta algo de “calor” y credibilidad a la obra. No obstante, el trabajo de esta bella producción de Dornhelm no deja de ser meritorio y supone una buena oportunidad para acercarse a este “capolavoro” de la música.

Aunque eso sí, para aquellos que vivan en ciudades importantes dónde se haya estrenado. Mientras, los españolitos de provincias nos tendremos que buscar la vida por Internet para descargarla.

Vía | Fotogramas

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *