30 marzo 2010 Entrevistas, Hard Rock, Rock

32858496-32858501-slarge.jpg

Lemmy Kilmister no es sólo el líder de Mötorhead sino que también es todo un personaje que lleva en este negocio más tiempo que el dueño. En una reciente entrevista a la Rolling Stone americana, la española sigue a lo suyo, ha comentado cómo vivió la experiencia de ser el roadie de Jimmy Hendrix.

Vivía en el mismo piso que Neville Chester, el roadie personal de Jimmy, y casi siempre que necesitaba que le echara una mano allí estaba yo. No conseguí el trabajo por entender de música ni nada parecido sino por mera amistad con Neville”.

Ví a Jimmy tocar muchísimas veces. Durante 3 meses 2 veces al día, luego ensayaba en el backstage con una Epiphone de 12 cuerdas adaptada para 6. Siempre se ponía de pie en una silla para tocar y no sé por qué tenía esa manía”.

Cuando tocaba era mágico, el tiempo se paraba. Teníamos que arreglarle los monitores todos los días porque saltaba encima de ellos constantemente. Él tenía que tocar como le gustaba, improvisar y hacer lo que le daba la gana. Muchas veces la gente se quejaba y él decía que tenía que autoimitarse para que estuvieran contentos. Era una vergüenza lo que hacía el público con él”.

Jimmy era todo un caballero, un tipo educado. Si entraba una mujer en el camerino se levantaba para saludarla. Siempre decía que la educación no tiene precio”. Curiosa descripción la que hace Lemmy de uno de los genios de la música.

Vía | Rolling Stone

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *