13 septiembre 2012 Hard Rock, Noticias

Marco Mendoza es uno de los bajistas con más recorrido del rock. Discos en solitario y su labor en varios grupos le han servido para labrarse una carrera musical bastante acertada que le ha convertido en uno de los músicos más efectivos a la hora de subirse a un escenario. Hace ya un par de años se embarcó en la aventura de ser el bajista de Thin Lizzy y, todo sea dicho, ha hecho su papel a la perfección.

Ponerse en el puesto de Phil Lynott no es nada fácil pero Marco lo ha logrado con creces. Ahora desde el estudio, en una entrevista concedida a Uk concert reviews, reconoce que su labor no es nada fácil pero que la banda está grabando un disco que será el eje de la actividad de la banda en 2013.

“No se trata de entrar en el estudio, lo que hago habitualmente, a grabar un disco sino grabar el nuevo disco de Thin Lizzy. Tenemos detrás un legado que defender y todos estamos haciendo nuestro trabajo lo más cuidadosamente posible. Es la primera vez que estamos juntos para grabar un disco y es como aprender a andar”.

“Tenemos diecinueve ideas que desarrollar. Normalmente me siento a mirar un poco lo que hace el resto y luego intento dar mi opinión al respecto. Intento ser lo más creativo posible. De momento las sensaciones son fantásticas”.

“Hemos hecho grandes festivales y una gira de diecinueve meses. Todos los miembros de la banda que han pasado por aquí han disfrutado y ahora algunos están con sus grupos y otros siguen aquí. Todos los fans de Thin Lizzy nos han felicitado y el nuevo disco es el nuevo paso. Era el paso lógico”. Esperemos que la banda cumpla lo que Mendoza predica para el nuevo disco de Thin Lizzy tras treinta años de silencio discográfico.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *