26 noviembre 2016 Heavy Metal, Noticias

max-cavalera

Max Cavalera acaba de pasar por nuestro país para interpretar Roots, el mítico disco de Sepultura, al completo. El músico tiene claro que su modo de vida no ha sido el más apropiado. Ahora parece reconocer sus errores y apostar por convertirse en otra persona.

Max y su esposa Gloria han querido hablar bien claro de esta batalla contra el alcohol y las drogas que llevan a cabo desde hace dieciséis años. El músico reconoce que tras la muerte de su padre todo se le fue de las manos, “tomaba muchos analgésicos a diario, luego bebía. Es una combinación letal que culminaba con somníferos”.

“Todo lo relacionado con la fama me presiona bastante. La discográfica y los fans presionan y no tenemos un manual de supervivencia para salir de toda esta mierda. Creo que para algunos músicos la presión de la fama les puede. Comenzó con la muerte de mi padre, me puse muy triste y solo podía lidiar con la tristeza a base de alcohol”.

Me gustaban las drogas, me gustaba la energía que te da un analgésico” comenta antes de que Gloria reconozca que “llamé a un familiar para que nos ayudase pero él le mintió e intentó romper nuestra familia. En la propia puerta de casa, Max mentía y dejó de hacerlo cuando Zyon, nuestro hijo, le arrinconó y le dijo que estaba mintiendo. Al día siguiente le metí en un avión para Florida, admitió su comportamiento y estuvo allí un mes”. Max lleva sobrio diez años.

Gloria recuerda que “nunca ha dejado de controlarse, sigue yendo a ver a un terapeuta y nuestro matrimonio es bastante sólido”. Sirva el ejemplo para aquellos que están en la misma situación.

Vía | Team Rock

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *