14 agosto 2016 Curiosidades, Heavy Metal

metallica

Metallica editaron hace un cuarto de siglo su disco The Black Album y desde entonces se convirtieron en una de las bandas más adoradas, y criticadas, del planeta. Poco sabíamos de lo que sucedió para que el grupo decidiera grabar ese disco que cambió su historia y la del metal.

Hetfield siempre ha admitido que “tras And Justice…for all era obvio que necesitábamos algún tipo de guía. La mezcla en ese disco era todo guitarra y batería o Lars y yo si lo prefieres”. Metallica por aquellos entonces tenían a Iron Maiden como espejo en el que mirarse e intentaban seguir adelante sin tener en cuenta modas y aspectos similares.

Cuando Ulrich y Hetfield decidieron sentarse a componer hasta Hammett reconocía que “intenté componer los temas más duros que podía tocar”. De esos primeros ensayos salió el riff de “Enter sandman”. Ulrich sigue pensando que “la verdad es que no sabía ni qué significaba, crecí en Dinamarca y no tenía ni idea de todo eso. James me ayudó. El Sandman es el malo para los niños. Viene por la noche y te mete arena en los ojos si no te duermes. Es una fábula a la que él le dio un giro bastante interesante”.

La banda tenía ya unas siete maquetas de canciones en bruto. La mayoría no tenía letra, algunas tenían título y otras letras bastante extrañas. Hetfield iba improvisando sobre la melodía. Ulrich comenta que “James y yo nos sentamos con una lista de títulos de canciones y nos los vamos diciendo. Elegimos el que va mejor con una parte específica de guitarra. Los que no van bien los dejamos en la lista”.

También reconoce que “el tener a gente alrededor que nos dijera que no grabáramos “Enter Sandman” y que compusiéramos temas como “Metal Militia” nos ayudó. La entrada de Bob Rock en el equipo de producción del disco provocó el temor de los fans de la banda. “La gente escuchó la palabra Bob y se echó a temblar por los discos que había producido con anterioridad”.

“Bajamos la guardia con Bob Rock porque si se apellidaba así no podía ser tan perjudicial para nuestro nuevo disco”. Lars Ulrich

“Bajamos la guardia con Bob Rock porque si se apellidaba así no podía ser tan perjudicial para nuestro nuevo disco, hablamos con él para preguntarle qué pensaba hacer y también para explicarle qué queríamos hacer. Fue muy honesto. Nos comentó que nos había visto tocar en directo varias veces pero que no habíamos reflejado esa energía en ningún disco. Nos dijimos ‘¿Perdona? ¿Quién c*** eres para decirnos eso?'”.

“Después reflexionamos y nos dimos cuenta de que no podíamos ser tan testarudos y quizás deberíamos intentar cambiar”. En lo que a las letras del disco se refiere Hetfield reconoce que “no soy el típico tío que se sienta a leer una novela o a leer poesía y no soy bueno escribiendo poemas. No soy como Phil Lynott, que es uno de mis compositores favoritos. Él se sentaba a leer poemas y yo no. Yo intento ir al interior de un tema y luego convertirlo en algo más universal, en algo que conmueva a todo el mundo. Hablar de tus sentimientos y no tanto del mundo exterior es algo que funciona”.

Hetfield reconoce que “el disco funcionó. Fue increíble y no podíamos vivir de eso y recrearlo en cada disco, hay que hacer cosas nuevas y no pensábamos grabar la segunda parte de ese disco”. También reconoce que “formar parte de Metallica es como ser miembro de una familia. A veces estoy por ahí cazando y sigo siendo parte de esa familia. En ocasiones lo personal se mezcla con esto y parece que ambos factores tiran de ti hacia su lado. Hay mucho trabajo por hacer cuando se está de gira y hay que escoger. Se trata de irte a los extremos”. Esperamos vuestros comentarios al respecto de estos comentarios sobre el disco más importante en la carrera de Metallica.

Vía Team Rock

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *