8 diciembre 2011 Noticias, Pop, Rock

Con el final de R.E.M. se produjo también la desaparición del rock imaginativo y elegante del grupo. La banda de Michael Stipe ha hecho historia con todo tipo de discos y ahora se sienta a contemplar su enorme legado musical.

Stipe, que siempre se ha caracterizado por dar la cara en todo tipo de ámbitos, expone en una reciente entrevista concedida a Rolling Stone cómo se siente tras el final de su grupo y cómo vive estos días en libertad.

“El día en el que comenté que el grupo se acababa yo estaba en Nueva York, Mike en Atenas y Peter en México. Fui al programa de Jimmy Fallon a decir que esto se había acabado. Terminé el show y me fui paseando por Madison Avenue. Entré en un bar y me relajé. Llevo trabajando con contrato desde los 22 años y en un grupo desde los 19. Sentí lo que era la libertad. Mike me llamó a los dos días y me comentó lo mismo”.

En 2008 también nos planteamos dejar la música. Tenía miedo de que se filtrara entonces. Siempre hemos sido un grupo que ha funcionado más por el no que por el sí. Sabíamos lo que no queríamos hacer. En ese momento nos sentamos y pensamos sobre separarnos pero seguimos adelante”.

Nuestra relación siempre ha sido buena y lo sigue siendo. R.E.M. no se podía convertir en algo incontrolable y había que ponerle el punto final. Se trataba de no tener que soportar a un elefante en una habitación que nos dijera: “Lleváis tres años sin grabar nada y tampoco queréis hacer una gira, ¿por qué?”. Todo esto tenía que acabar”. Y así fue. De momento no hay proyectos de futuro pero nos quedan sus discos. No es poco.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *