24 septiembre 2016 Hard Rock, Noticias

mikael-akerfeldt_51065

Mikael Åkerfeldt tiene muy claro que Opeth son ahora una banda mucho mejor que en sus inicios. Si ya ha defendido, en algunas ocasiones, el cambio estilístico del grupo hacia terrenos más progresivos, ahora, cuando quedan seis días para la edición de Sorceress, incide el cambio para mejor que ha experimentado el sonido del grupo.

El adelanto que hemos escuchado ya de este trabajo nos hace pensar que estamos ante una obra maestra del rock muy superior a lo que escuchamos en discos como Heritage o Pale Communion. El guitarrista comenta que el cambio de estilo “no fue algo que nos sentáramos a discutir. Fue algo que ocurrió por sí mismo. Estábamos a mitad del proceso de composición de Heritage. Era una especie de continuación de nuestros trabajos anteriores con música dinámica y con una voz de death metal”.

“Imagino que me estaba engañando a mí mismo cuando estaba componiendo ese tipo de material. Tanto me engañé que me gustó y me di cuenta de que era lo correcto. Le toqué algunos temas a Martin Mendez, el bajista, y me comentó ‘Esto no es el tipo de temas que deberíamos grabar’. Pensó que no era interesante y tenía razón. Ordeñamos ese sonido hasta las últimas consecuencias”.

“Fue liberador dejar de gritar, fue fantástico. No voy a decir nunca nada malo del metal porque me encanta pero estábamos encorsetados y quería moverme un poco más. Nos atrevimos a dar ese paso y fue algo rejuvenecedor, perdí los miedos. Ahora mismo me centro en componer buenas canciones y no necesito encajar en ningún lado”.

“Aunque me gustan nuestros primeros discos quería cantar de otra forma. Estaba asustado porque pensaba que íbamos a dejar de gustarle a la gente, podíamos terminar como las toallitas del baño: en nada. Creo que nos encontramos una señal de aviso respecto a nuestra carrera y haber seguido por el mismo camino habría sido lo peor. Necesito ese tipo de honestidad cuando compongo, de otra forma terminaría siendo todo una mierda”.

Grabado en los Rockfield Studios de Gales, donde bandas como Queen, Rush o Judas Priest hicieron lo propio hace años, el nuevo disco del grupo es, y que conste que no nos pagan por decirlo, una verdadera maravilla para los amantes del rock progresivo de los setenta. Esperamos vuestros comentarios sobre lo expuesto por Mikael Åkerfeldt.

Vía | Blabbermouth

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *