2 julio 2013 Hard Rock, Noticias

motorhead-gal-cashins.jpg

Mikkey Dee es, posiblemente, el sueco más ruidoso de la historia. El exbatería de King Diamond y actual de Motörhead ha sido el que nos ha dado la mala noticia de la cancelación de los conciertos del trío para lo que resta de verano. Al menos conocemos, ahora sí, de primera mano el estado de salud del legendario Lemmy.

Tras la operación para introducirle un desfibrilador en el corazón, el bajista y cantante del grupo tenía un hematoma del que un médico de un hospital de Berlín no hizo un buen pronóstico. Es más, ha preferido que Lemmy descanse hasta finales de verano para que se recupere totalmente.

Dee comenta que “él recibió un golpe fuerte en la cadera y al poco tiempo, en el Royal Kensington de Londres, saltó la alarma de incendios y tuvo que bajar ocho pisos por la escalera. Fue algo desesperante”. Todo esto, unido a su cirugía provocó “una bola de nieve” de problemas para Lemmy.

“Tenía que drenar líquidos de su cuerpo, si estás tumbado puedes hacerlo lentamente pero también puedes pillar una neumonía”. El estado mental de Lemmy es deplorable. La tristeza ha hecho mella en él.

“La verdad es que está destrozado. Es como cortarle las manos a un pianista. Está mejorando mucho con el reposo pero habrá que seguir esperando para que se recupere totalmente”. Dee, con su habitual sentido del humor, y tras reconocer que han enviado todo el equipo y a los roadies a casa, ha dicho que “este verano podré pescar más de lo habitual”.

Lo sentimos muchísimo. Las cosas no siempre salen como queremos. Esperamos que los fans nos entiendan. Ya estamos centrados en el nuevo disco y gira que nos espera en otoño”. Seguiremos informando.

Vía | Classic Rock

Síguenos en Twitter

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *