27 junio 2013 Curiosidades, Noticias, Pop

One Direction

One Direction siguen siendo el grupo de moda. Pocos como ellos para conectar con el público de todas las edades y quizás para eso mismo el pasado martes se sometieron a una intensa sesión de tatuajes en un estudio de Maryland.

La banda sintió una necesidad imperiosa de tatuarse y tras ver el Tattooed Heart Studios envió a un guardaespaldas para que comprobara la calidad de los diseños que allí se hacían. A los veinte minutos entraban por la puerta Liam, Zayn y Louis.

Los dos últimos de los citados tenían en mente sus propios diseños. Zayn quería algo relacionado con la cara de su novia, Louis optó por algo relacionado con una tela de araña, porque le gusta Spiderman, y con una bomba, quizás porque se considera “la bomba”.

Tanto duró la sesión que tuvieron que mandar a un guardaespaldas a un KFC cercano para que les trajera un cubo de pollo frito que degustaron mientras sus antebrazos cambiaban de decoración. Zayn y Louis dejaron una buena propina para el tatuador. Louis optó por no tatuarse nada y dio un paseo por la ciudad.

Ahora sed vosotros, como siempre, los que opinéis a este respecto. ¿Qué pensáis de One Direction? ¿Más ruido que nueces? ¿Tienen tanta calidad como para estar tan presentes en los medios? Todo lo que nos queráis comentar será bienvenido. Abrimos las líneas de debate para los fans del grupo. Seguro que tenéis alguna opinión sobre lo que os hemos contado.

Vía | TMZ

Síguenos en Twitter

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *