3 noviembre 2010 Clásica, Curiosidades, Noticias

aleqm5hepuxfalb7n6u0zcw3_hvqep75kg.jpg

¿Es posible sacar un espectáculo tan encorsetado como la ópera de sus lugares tradicionales de representación y llevarlo, por ejemplo, a un bar? Pues no sólo es posible sino que además, puede ser un auténtico éxito, como está demostrando en Londres la joven compañía inglesa Opera Up Close.

Todo comenzó el año pasado con lo que parecía ser simplemente una actuación algo más extravagante que de costumbre en The Cock Tavern, un pub del barrio londinense de Kilburn. Allí a los chicos de Opera Up Close se les ocurrió estrenar una versión en pequeño formato de La Bohème de Puccini, utilizando incluso la barra del establecimiento en una de las escenas del segundo acto. Contra todo pronóstico, la curiosa idea tuvo una gran acogida entre el público.

A raíz de aquella experiencia, los responsables del King’s Head decidieron renombrar el pequeño escenario adyacente a ese antiguo pub de Londres como Little Opera House y, de la mano de Opera Close Up, apostar por obras líricas en su programación de invierno. “La ópera continúa teniendo un serio problema de imagen”, ha comentado en una entrevista reciente la directora del espacio Robin Norton-Hale. “Queremos presentarla en este tipo de salas para que la gente pueda experimentar la ópera de una manera totalmente diferente”.

De momento, ya se ha estrenado una versión de “El Barbero de Sevilla” de Gioachino Rossini, adaptada bajo el subtítulo de “El Barbero de Salisbury” y ambientada en esta población durante la época georgiana. Y ya están previstas varias obras más, como Madame Butterfly o La Cenerentola .

El formato, por supuesto, nada tiene que ver con las producciones de los grandes teatros, ya que el acompañamiento orquestal debe ser sustuido por una reducción a piano y los grandes “divos”, por jóvenes cantantes que comienzan sus carreras en el “bel canto”. Pero desde luego, poder escuchar en vivo las arias de Rossini en un ambiente tan cercano y acompañado por una buena pinta de cerveza en la mano debe ser una experiencia digna de ser disfrutada.

Vía | AFP

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *