9 julio 2012 Hard Rock, Noticias

Ozzy Osbourne acaba de lanzar el guante de la reconciliación al padrino de Bill Ward para que el batería vuelva a Black Sabbath. Eso sí, aunque el Príncipe de la Oscuridad haya declarado a Blabbermouth que está dispuesto a hacer las paces, lo que subyace está más claro que el agua.

Ozzy ha comentado que “jamás hemos tenido un problema con Bill. Todo lo hemos llevado a través de los abogados pero no hemos hablado entre nosotros. No tenemos ningún problema si Bill regresa a Sabbath y espero que así sea en el futuro”.

Tras esta preciosa frase queda cada vez más claro que el regreso de Ward será un hecho en el futuro. El motivo está muy claro, Black Sabbath con Ward son Black Sabbath y sin él son los tres de Black Sabbath con un suplente. El caché no es el mismo, esto lo sabe Ozzy y cualquiera que entienda un poco de música.

La banda no ha dudado en comentar que “si Bill no quiere unirse a nosotros pues seguiremos adelante sin él” pero está más que claro que una gira de los Sabbath originales sería un gran pelotazo económico. No en vano se hablaba de unos 50 millones de euros para cada miembro original del grupo.

Si es Clufetos el batería estaríamos hablando de varios millones de euros de pérdidas así que teniendo en cuenta el estado de salud de Iommi y la más que probable gira mundial en 2013, la solución al enigma parece evidente. Money, money, que dirían Pink Floyd.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *