9 octubre 2012 Hard Rock, Noticias, Rock

Peter Criss es uno de esos ejemplos de la estrella del rock que fue un mito y que ahora no lo es tanto. En 1994 vivió el terremoto de Los Angeles y estuvo a punto de pegarse un tiro. Vivía en un apartamento, contaba con 100.000 dólares que le había ocultado al fisco en una bolsa de plástico y vio cómo su vida se derrumbaba a una velocidad de 16 metros por segundo.

Cuando salió corriendo de su casa, a las 3 de la mañana, se llevó el dinero y poco más. Al volver no había luz pero sí pudo comprobar que sus discos de oro, su colección de cristal y todo lo de valor que poseía se lo había tragado la tierra. Fue el momento en el que pensó en suicidarse.

“Me paré a pensar sobre mi vida. Dos matrimonios que habían sido una mierda, una hija a la que apenas veo, cien de los grandes cuando antes había llegado a tener hasta 12 millones de dólares, pensé en pegarme un tiro. Mi vida había sido una mierda”.

Tras coger su Magnum 357 se puso el cañón en la boca y se acordó de su madre, “ella siempre luchó para que yo lograra lo que había logrado en mi vida. Pensé que si me mataba era posible que no la viera de nuevo en el cielo. Hubo mucha fe en esa habitación y no estaba engañando a nadie porque no había nadie más”.

Sobre la portada de Monster, el nuevo disco de Kiss que os comentamos en esta noticia, dice que “creo que Kiss son putas del marketing y eso lo han conseguido gracias a currárselo mucho. La portada es sólo una foto de ellos y el logo. Es algo poco digno de ellos”. De acuerdo en lo de la portada. Nos alegra que Criss pase ahora mejores tiempos.

Vía | Rolling Stone

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *