5 octubre 2014 Curiosidades, Pop, Rock

phil-collins-tax.jpgPhil Collins sigue reconociendo públicamente todos los problemas que tiene. Hasta ahora sabíamos de sus problemas de salud pero él mismo ha optado por desvelar su batalla con el alcoholismo. Con un “estuve a punto de morir” resume a la perfección su batalla contra sus demonios.

Como ya sabéis, en 2010 Collins se retiraba para pasar más tiempo con sus hijos. Su exmujer se volvió a casar y se mudó a Miami por lo que para él fue complicado ver a sus hijos y ahí comenzó el problema. “Verme retirado, o sin trabajar como queráis, y sin mis hijos abrió en mí un gran hueco que tenía que llenar“.

Tras una pancreatitis, provocada por el abuso de alcohol, se percató de que los efectos secundarios de la bebida se mezclaban con los de su medicación para los tendones. Intentó entrar en un centro de rehabilitación y lo logró pero a la semana tuvo que abandonar por no poder soportar la terapia.

Afortunadamente encontró a un especialista que le quitó el hábito. Ahora lleva dos años sin beber y esto siempre es una grata noticia. “No solía beber mucho, me levantaba, veía el cricket y tomaba vino blanco, vino tinto y luego caí. Nunca me he identificado con la vida de las rock stars que suelen caer en ese tipo de vicios. Era muy sensible para todo eso pero caí”. Nos alegramos de que Collins lograse dejar el alcohol para siempre. Ahora sólo nos queda esperar que vuelva pronto a los escenarios.

Vía | Ultimate Classic Rock

Síguenos en Twitter

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *