27 octubre 2012 Noticias, Rock

Rod Stewart no fue, precisamente, una hermanita de la Caridad. El mítico cantante ha pasado por todo en su vida profesional. Del éxito al olvido y viceversa, del pozo de las adicciones a las drogas y al alcohol a convertirse en el respetado cantante que hoy en día es.

En su biografía, Rod: The Autobiography, aclara tanto un famoso rumor que le ha perseguido durante años como su forma de ingerir cocaína en su etapa más salvaje. Dos anécdotas que no dejarán indiferente a nadie y que os comentamos a continuación.

Uno de los rumores que han perseguido a Rod durante toda su vida es su presunto ingreso en urgencias para que le extrajeran semen del estómago tras haberles practicado sexo oral a una larga serie de marineros. Stewart no ha dudado en comentar que “eso se lo inventó Tony Toom, mi publicista, cuando le despedí. Jamás me han tenido que sacar semen ni de marineros ni de otro tipo de mi estómago. Siempre he sido, y sigo siendo, heterosexual”.

Sobre la forma de ingerir cocaína sí afirma que “normalmente comprábamos supositorios para el catarro, le inyectábamos cocaína y nos lo poníamos. El cuerpo humano es sabio y optaba por diluir la droga poco a poco por nuestro organismo”.

Sin duda alguna la anécdota es bastante curiosa. Stewart sigue provocando un gran revuelo por este libro que no deja de ser un fiel reflejo de cómo se tomaban algunos el ser una rock star. Esperamos vuestra opinión al respecto.

Vía | Ultimate Classic Rock

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *