12 enero 2016 Críticas, Indie, Pop, Rock

Salto Salto

El año cerró la persiana y nos pilló con un disco estupendo entre las manos. El guitarrista Germán Salto edita a finales de 2015 uno de los álbumes que tenéis que escuchar este 2016. Salto ve la luz gracias a Industrias Bala y Gran Sol.

Con un inicio en Monster a lo Pink Floyd, sus influencias recaerán en la música británica de continuo. Esto es un halago. Su indie medido y técnico oscila entre el rock clásico y un folk sosegado. Hold on imprime un sello de canción de estribillo que crece en el tiempo.

Salto bebe mucho de The Beatles. Podemos escucharles en el éxito rock Girl, en su mejor versión con Ernie the falconer o en la fluida S.O.S.. Los Cuatro de Liverpool reinterpretados y frescos -ellos siempre- por un músico de Madrid que demuestra a cada acorde que lo externo no siempre es mejor.

La excelente factura técnica del álbum se deja saborear, cada preciosa instrumental mantiene la fuerza para llevarnos lejos de nuestro indigno asiento. Cambios de ritmo bien emparejados para Between the lines o el claro acierto con dejes sonoros del Mojave en Til the morning lo confirman.

El cierre lo pone Lonesome bird con esperanzador acabado. En definitiva Salto, primera incursión del artista homónimo supone un trabajo apasionado aderezado con unidad artística, de composición envidiable. Suena genial y lo abrazas desde el primer momento, lo que para un primer trabajo de estudio implica altas probabilidades de éxito futuro y presente. Deja lo que estés haciendo y pincha Salto en tu plataforma favorita.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *