Todos somos estrellas, os comentamos el documental sobre Tabletom

Todos somos estrellas, os comentamos el documental sobre Tabletom

Escrito por: David López   @FyDescritura    22 diciembre 2013     Comentario     3 minutos

Todos somos estrellas es el título del documental que sobre Tabletom han editado Salva Marina, Salva Sepulveda, Juan J. González y Pablo Accino. La historia de una banda irrepetible y la aparición de artistas como Luz Casal, Robe Iniesta, Raimundo Amador y Kiko Veneno hacen del documental una cinta más que recomendable.

Todos somos estrellas es el título del documental que sobre Tabletom han editado Salva Marina, Salva Sepulveda, Juan J. González y Pablo Accino. La historia de una banda irrepetible y la aparición de artistas como Luz Casal, Robe Iniesta, Raimundo Amador y Kiko Veneno hacen del documental una cinta más que recomendable.

Realizado a la mode de los documentales estadounidenses, la película recoge la historia de la banda desde su fundación hasta su penúltimo disco aproximadamente. Los fragmentos musicales van perfectamente conectados con el tema del que hablan los miembros del grupo y el marco general de la acción es, nada más y nada menos, que Málaga, una ciudad ininteligible que a base de pescaito frito sigue intentando ser la que nos da la vida.

El feeling general del documental lo comenta Robe Iniesta y un periodista musical. El líder de Extremoduro viene a comentar que a los que nos gustan Tabletom nos encanta difundir su música pero hay un sentimiento como de “el que no los conoce pues peor para ellos”.

El compañero de la prensa musical comenta que en realidad lo que quería el grupo era tocar y nada más, sin importarles un bledo el tener éxito o no tenerlo, el tema era tocar. Teniendo en cuenta que los Ramírez son profesores de conservatorio y que se aliaron con la fuerza titánica y trinitaria de Roberto pues poco más había que añadirle a ese crisol para lograr la magia.

El documental se hace muy corto ya que para abarcar la dimensión de esta banda necesitaríamos tres horas como mínimo. Al igual que nos parecen geniales las intervenciones de los primeros músicos del grupo, echamos mucho en falta que artistazos como Agustín Carrillo, Carlos Becerra o Manuel Arrabal no aparezcan como se merecen en esta cinta.

Con un Pepillo más comunicativo que nunca, con un Perico lleno de energía y con un Roberto siendo como siempre fue, se va conformando el hilo narrativo y el pilar de un documental que tiene un sello propio y que nos pasea por la citada ciudad casi llevándonos de la mano a sus lugares más emblemáticos.

Entre los artistas participantes destacamos las bellas palabras de Luz, la claridad de Robe (culpable de que “Me estoy quitando” fuera un “pelotazo”), la sinceridad de Raimundo Amador y lo expuesto por Kiko Veneno. Nos resulta curioso, y acertado, que Tony Moreno, cantante de Eskorzo y ahora también de Tabletom, participe en el documental comentando sus opiniones sobre la banda. El eterno Ricardo Pachón nos convence de su pasión por la banda y el irrepetible Juan Miguel González, letrista del grupo, nos recuerda que el dandismo y la poesía son posibles en el siglo XXI.

Lo mejor del documental es el final. La frase que le da título no la podría haber pensado otra persona. Él nunca pudo ver el resultado final pero donde quiera que esté seguro que está satisfecho con el resultado. La banda comienza en 2014 una nueva etapa con un nuevo disco de estudio. Estaremos atentos. Podéis ver el documental por 2.5 euros en esta web. Os dejamos con el trailer.

Síguenos en Twitter

TE PUEDE INTERESAR

Deja un comentario

Parece que tienes habilitado AdBlock.

Te pedimos que lo deshabilites para
seguir disfrutando de contenido sin coste.