15 diciembre 2012 Hard Rock, Noticias

Tom Keifer, cantante de Cinderella, siempre se caracterizó por usar su voz hasta el límite. Cierto recuerdo al timbre de Brian Johson y mucho esfuerzo vocal provocaron que la banda fuera de las más importantes del hard rock y que ahora, debido a la parálisis en las cuerdas vocales que padece, ha sufrido un parón.

Keifer reconoce, en una entrevista concedida a Pasadena Star News, que “en la gira de nuestro tercer disco me dí cuenta de que mi voz, incluso en tonos medios, no me respondía. Era imposible que afinara y era cada vez más complicado”.

“Lo más positivo de todo esto ha sido que me han enseñado a entrenar mi voz. Ahora mismo puedo hacer cosas que antes no podía. Creo que ahora mis tonos medios son mucho más sólidos que antes ya que puedo controlarlos. Otros días es volátil y no sé muy bien cómo controlarlo todo. Esta enfermedad es así”.

Keifer sigue de gira con Cinderella y de hecho editará algo en solitario el año que viene. “Algo bueno se aprende de todo esto. No hay mal que por bien no venga y por mucho que no lo parezca siempre hay luz al final del túnel. Esto siempre estará conmigo y ahora tengo que aprender a vivir con esta enfermedad para siempre pero si te agarras a lo que quieres hacer y confías en tu trabajo lo lograrás”.

Grandes palabras las de Keifer que nos pueden ayudar en todos los ámbitos de la vida. Esperamos vuestras opiniones sobre lo comentado por el cantante.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *