8 enero 2017 Heavy Metal, Noticias

TonyIommi

Tony Iommi parece habernos dado un gran regalo de Reyes y es que el quiste que encontraron en su garganta no es cancerígeno. El músico, que en apenas un mes pondrá el punto final a la historia de Black Sabbath en su ciudad natal, está más que contento con esta grata noticia.

“Cuando terminé la gira por Sudamérica con Sabbath volví a darme el tratamiento correspondiente. Me operaron de la garganta, encontraron un quiste sospechoso y había que analizarlo porque podría ser cancerígeno. Finalmente me enteré, el día de Navidad, que no lo era. Estoy perfecto aunque no me debería de atrever a decir esto ya que ahora podría caerme por las escaleras (risas)”.

El mes pasado recordaba cómo en 2011 fue diagnosticado de linfoma, “fue un golpe muy duro cuando me dijeron que tenía cáncer en el estadio III. Cambió mi vida ya que ahora tengo que vivir la vida que me queda. He estado en la carretera durante cincuenta años. Necesito estar más en casa y necesito cuidar de mi familia y amigos”.

El momento más duro fue tras el diagnóstico. Te dices a ti mismo ‘Hasta aquí he llegado’ pero no siempre es así. Cuando te lo dicen siempre respondes ‘Dios’. Fue un momento duro. He tenido mis momentos malos pero ese lo tengo todavía en mi cabeza”.

Lo que parece evidente es que Sabbath dejarán de hacer giras pero no necesariamente de grabar. “No hemos hablado de ello y creo que estaría muy bien poder grabar algo. Ahora mismo nos tomaremos un tiempo de descanso. Después, todo es posible. Depende de cómo se sienta cada uno y de si quieren hacerlo o no”. Esperamos vuestros comentarios al respecto de estas declaraciones.

Vía | Blabbermouth

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *