19 mayo 2014 Noticias, Pop

Conchita-Wurst

El fenómeno Conchita Wurst comienza a realizar sus primeras intervenciones musicales. Tan sólo unos días después de su arrasador triunfo en la gala de Eurovisión, la “drag queen” ha ofrecido su primer concierto en Viena.

De un plumazo, ha conseguido que se genere un debate sobre la tolerancia y la generosidad. La música ha servido para más que ganar un festival.

Estoy convencido que no hubo nadie que quedase indiferente al aspecto físico de Conchita Wurst. La representante austriaca del festival de Eurovisión rompía con su imagen muchos de los tabús y arquetipos siempre evitados y vistos, respectivamente, en las galas correspondientes. Con una voz espectacular, no menos lo era también el cuerpo físico que le acompañaba. Pero, lo mejor y más transgresor de todo era, sin duda, portar una barba sobre el rostro femenino de todo un cuerpo de mujer.

Y, así, Europa entera (y ahora el mundo) se dieron cuenta que en el festival no sólo se cantaban canciones más o menos ñoñas, o de una calidad comercial más que dudosa (a excepción de honrosas excepciones mediáticas como la de Loreen), sino que además se había consagrado como un auténtico escaparate reivindicativo del mundo que rodea a las personas gays, lesbianas, bisexuales y transexuales. Por eso, Conchita Wurst ya ha tenido éxito. De hecho, a tan sólo unos días de ganar el festival, ya ha dado su primer concierto en Viena al aire libre. Bien por ella.

Vía | Yahoo

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *