28 julio 2012 Festivales, Rock

Viña Rock siempre fue uno de los festivales más importantes de nuestro país. Todo iba como la seda, las mejores bandas, una organización a buen nivel y una experiencia rockera en Villarrobledo siempre fueron los alicientes más importantes para que el público acudiera por millares a una cita ineludible en la primavera rockera de nuestro país.

El paso del tiempo fue minando un poco la importancia del festival. Algunas bandas se quejaron de lo complicado que era tocar allí, parte de los asistentes optaron por comentar que la organización no les trataba demasiado bien y los problemas ya comenzaron a aparecer por el horizonte manchego. Un artículo del diario La Verdad comenta que falta un millón de euros de las barras de la edición de 2008. El escándalo está servido.

La llegada del Partido Popular al ayuntamiento de Villarrobledo ha supuesto que el montaje del festival salga a coste cero y que incluso llegue a ser rentable en el futuro. Todo esto supone un nuevo ataque a la gestión socialista a la que se acusa de haber “perdido” un millón de euros de las barras de la citada edición del festival.

Las deudas ” estarían centradas en el servicio interno de barras donde se han descubierto desfases en la contabilidad que podrían llegar a un millón de euros en la edición del festival correspondiente a 2008. No obstante, se están revisando las cuentas en ese sentido pues se desconoce donde habría ido a parar ese dinero. Según los números que barajan, la media de consumo por asistente fue de 13 euros en tres días, con un consumo diario por persona de cuatro euros. Eso teniendo en cuenta que el coste medio de la bebida era de ocho euros. Esto supone una copa para dos personas, lo que, a juicio de Gutiérrez, «no se lo cree nadie»”. Esperamos vuestras opiniones a este respecto.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *