Ian Anderson repasa sus gustos musicales en una intensa entrevista

Ian Anderson repasa sus gustos musicales en una intensa entrevista

Escrito por: David López   @FyDescritura    13 enero 2023     5 minutos

Ian Anderson repasa sus gustos musicales, y alguna que otra situación que le desagrada, en una intensa entrevista concedida a Classic Rock.

Ian Anderson repasa sus gustos musicales, y alguna que otra situación que le desagrada, en una intensa entrevista concedida a Classic Rock.

«La primera canción que recuerdo haber escuchado fue «In The Mood» de Glenn Miller y su orquesta. Yo tenía unos seis años. Mi padre tenía unos cuantos discos preciados de la época de la guerra, en su mayoría material de big band. Recuerdo haber tenido una epifanía, porque «In The Mood» te introduce a los elementos del blues, efectivamente. Ese fue mi primer momento de pensamiento: ‘Hmm, esta música es algo especial…’».

«La primera canción que interpreté en vivo fue alrededor de 1964 con los primeros miembros de Tull John Evan, Jeffrey Hammond y yo. Nos atrevimos a tocar algunas canciones en el club juvenil de la Iglesia de la Sagrada Familia en Blackpool. Entre ellas estaba «Walking The Dog» de Rufus Thomas, con una versión de los Rolling Stones. Sabíamos que no eran temas de los Stones, así que buscamos las canciones originales, luego lo hicimos a nuestra manera, ¡de una manera no muy diferente a la de los Rolling Stones!».

«Considero un héroe de la guitarra a Peter Green, tenía una verdadera cualidad conmovedora. Podía hacer que una guitarra cantara como una voz humana. Peter tenía un tono maravilloso, un control maravilloso. Podía tocar muchas notas cuando la música lo ameritaba, de lo contrario te seducía con la calidad más que con la cantidad».

«El mejor compositor para mí es Roy Harper. De 1968 a 1970 compré sus discos, y se diferenció de otros compositores de la época, porque cubría una gran variedad, desde temas políticos y sociales hasta simples canciones de amor drogadas. Siempre me atrae Come Out Fighting Genghis Smith. Me acababa de mudar a Londres y me encantó. Así que felicitaciones a Roy Harper, como dijo una vez Led Zeppelin».

«El cantante que sobresale por encima de todos los cantantes de rock para mí es Lou Gramm. Increíble precisión y dicción: puedes escuchar cada palabra que canta, a diferencia de la mayoría de los cantantes antes y después. Tuvo elementos decorativos en su forma de cantar que no fueron exagerados, principalmente cantó al compás, afinado y con gran emoción».

«El mejor álbum de todos los tiempos es la grabación de Deutsche Grammophon de la Novena Sinfonía de Beethoven, dirigida por Herbert von Karajan, de alrededor de 1962. Me enamoré de sus sinfonías, particularmente de la Novena, y se quedó conmigo toda mi vida. No muy rock and roll, pero de una manera diferente, sí que es rock and roll».

«El mejor disco que he hecho es el que acabo de terminar de grabar. Si a la gente le gustó The Zealot Gene, les gustará más el nuevo. Pero si estuvieras tratando de localizarme para un disco que podrías conocer, entonces podría elegir Songs From The Wood».

«El peor tema que he grabado es «Singing All Day». Apesta. Es una pista descartable que inmediatamente dejamos de lado hasta que estuvimos desesperados por encontrar material para un álbum recopilatorio que teníamos que hacer bajo contrato con Warner Brothers. Venía del fondo del barril. Una mierd*».

«La banda más infravalorada de la historia es The Six And Violence eran un grupo de chicos de Nueva York que tocaban thrash metal. Eran violentos en el escenario, pero absolutos gatitos fuera de él. Toqué en su debut de 1990 Lettuce Prey. Lucharon valientemente durante algunos años, pero nunca obtuvieron los descansos. Siempre pensé que se merecían algo mejor».

«Mi mayor decepción fue cuando Frank Zappa tenía una enfermedad terminal, recibí un mensaje para decir que le gustaría que lo llamara. Nunca lo conocí. Yo era un fanático, pero mi instinto me decía que Jethro Tull no le gustaba, así que fue un poco extraño. Marqué el número tres veces, pero cada vez colgué presa del pánico; Estaba avergonzado, ¿qué le dices a un moribundo?. Unas semanas después murió. Por lo que escuché, quería hablar con algunas personas, solo para saludar, y yo era uno de ellos. No habría cambiado nada, excepto que habría tenido mis primeras y últimas palabras con uno de los grandes compositores e intérpretes de la historia de la música rock».

«Mi placer culpable es que tengo debilidad por la música brutal y simplista de Motörhead y los Ramones. Y también me gusta Marc Almond. Hemos actuado juntos regularmente en Navidad, en eventos para recaudar fondos y en catedrales. Eso podría sorprender a la gente: somos de una época, personalidad y carácter diferentes, pero somos buenos amigos».

«Mi canción para el amor es «Another day» de Roy Harper. Mucha gente se ha sentido atraída por la intimidad romántica de la letra y el lánguido arreglo orquestal de la grabación original de Roy. Es romántico primero y sexy segundo. Habla de la intimidad de forma respetuosa».

«La canción que me gustaría que pusieran en mi funeral es «What a wonderful world» de Louis Armstrong. Durante varias décadas la hemos utilizado como música de fin de espectáculo. Siempre me parece una forma muy adecuada de despedirse de un público que se va, por lo que tendría una gran resonancia para mí personalmente por ese hecho. Es una canción de gratitud, de agradecimiento por un mundo maravilloso en el que vivimos». Grande Anderson.


Comentarios cerrados

Parece que tienes habilitado AdBlock.

La web podría no funcionar bien
si no lo deshabilitas.