30 marzo 2013 Entrevistas, Hard Rock

florian_opahle_1

Seguimos con la entrevista a Florian Opahle. En esta segunda parte nos cuenta cómo comenzó a tocar con Ian Anderson y qué recuerdos tiene de tan importante periplo que todavía dura y que tuvimos la oportunidad de ver el pasado mes de febrero en directo. Igualmente recuerda su flirteo con el flamenco.

-Dos años después comenzaste a tocar con Ian Anderson. ¿Cómo lograste contactar con él y cómo te sentías al saber que ibas a trabajar con un músico así?

En 2002 estuvo trabajando con la artista femenina Masha, tocaba la guitarra en su grupo y en varios proyectos más. Tuvimos la gran oportunidad de irnos de gira con Tull por Alemania y hacer dos conciertos en Suiza.

Fue al final de la gira cuando Ian Anderson, una noche antes del concierto, me dio un CD con dos canciones y me preguntó si me las podía aprender para el día siguiente. Estaba temblando. No me lo podía creer. Me fui a mi habitación de hotel, cogí mi acústica y practiqué durante toda la noche. Las canciones eran “Eurology” y “Living in the past”.

Al día siguiente nos vimos en el camerino y toqué las canciones con la acústica. Me preguntó si quería irme de gira con él para los conciertos “Ian Anderson plays the orchestral Jethro Tull”. Acababa de cumplirse mi sueño.

-Esa primera gira con Ian fue fantástica. ¿Qué recuerdas de esos conciertos? ¿Recuerdas alguna anécdota o algunas de tus sensaciones al estar tocando cada noche con una leyenda del rock?

Mi primera gira fue por Italia. ¿Anécdotas? Muchas. Creo que fue la primera noche en mi vida que toqué con él cuando mi pedalera tuvo un problema de corriente. Estaba temblando pero cuando entré en el escenario todo fue perfecto. La energía que te da el escenario es increíble. No se puede describir con palabras. Para mí esa es la belleza de la música, el poder tocar con unos músicos maravillosos.

-Tras esta gira tocaste flamenco con Armin Ruppel. ¿Te gusta el flamenco? ¿Cómo valorarías esta experiencia?

Viniendo de una educación de guitarra clásica el flamenco o la acústica (música tocada con una guitarra con cuerdas de nylon) siempre han sido una parte de mí. A lo largo de los años, trabajando en los distintos proyectos de Armin, he podido mejorar mis habilidades y ampliar mi conocimiento sobre el género.

El haber asistido a un taller con Al di Meola me inspiró mucho en este sentido. Está todo en los dedos, es una guitarra y dos manos. No hay pedales, cables..etc. Es una forma pura e íntima de hacer música y siempre ha sido una parte importante para mí como músico aparte de las guitarras con un sonido más heavy y los amplificadores a todo volumen. Creo que me siento como en casa en ambos mundos y necesito ambas formas de tocar de cuando en cuando.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *