7 diciembre 2016 Folk, Lanzamientos, Pop, Rock

Imprimir

Santiago Auserón, o Juan Perro si lo prefieres, ha vuelto a hacerlo. En su empeño por renovar las raíces de la música en español ha logrado editar un disco acústico sin percusión y ofrecernos un puñado de canciones que no tardarán en convertirse en clásicos.

Tras “Los inadaptados”, que hizo las veces de single de este magnífico trabajo, llega la “Canción sin estribillo” que no deja de ser un rock de los cincuenta con una letra marca de la casa. “Mr H. y Lady G.” es uno de los temas preferidos de los fans de Juan Perro en las redes sociales. Letra que narra una historia, reencuentro de Mr. Hambre con Lady Ganas de Comer y poco más que añadir a este temazo que estamos deseando escuchar en directo.

“Me vi caer” tiene pinceladas de jazz, melodía vocal que solo puede interpretar este artista y letra que puede ser el decálogo a seguir por cada cual. “Ambar” es una de esas preciosidades sonoras que Juan Perro nos ofrece en sus trabajos. Melodía folk de aires atlánticos, letra dedicada al título de la canción en una espiral poética y surrealista a partes iguales, genial.

“Luz de mis huesos” sigue la senda del jazz más clásico, melodía que va entrando poco a poco, sin prisas, para enamorar desde la primera escucha.”En la frontera” es un casi un corrido mexicano si es que este género puede ir de la mano de lo acústico. Letra trabajada, emotiva y directa. Otra gema.

“Agua de limón” es una de esas letras que se queda a la primera retomando esa querencia de Juan Perro a crear música popular que la gente pueda cantar fácilmente pero sin olvidarse de la calidad.”Nada” es el corte más largo del disco y el que tiene un trabajo más intenso a nivel musical. Introducción de medio tiempo excelente, letra filosófica y de excelente prosa poética. Uno de los mejores temas del álbum.

“A morir amores” es la conexión sonora con el son cubano. La canción contiene todos los elementos que el músico ha venido desarrollando a lo largo de su carrera arrojando como resultado una genialidad. “El desterrado” es un corte que ya venía tocando Juan Perro en sus conciertos con gran aceptación. No es para menos ya que a nivel musical tiene visos de nana y de canción tradicional. Un nuevo ejercicio de música popular con un resultado magnífico.

“Aire” es quizás el tema que más recuerda a la banda anterior del genio. Letra de las que nos gustan, música perfecta para acompañar a tanta inmensidad.”De un país perdido” parece escrita por Juan Ramón Jiménez. La prosa poética, la voz acogedora de Juan Perro y la exquisita música nos provoca todo tipo de sensaciones positivas.

“Arenas del Duero” es otra historia narrada a golpe de acordes y melodía clásica, más que interesante. “El viaje” cierra este trabajo con sobresaliente. Santiago canta mejor que nunca, mezcla fraseo casi de rap con melodías folk y todo ello con música tradicional. Otra clase magistral del dominio de los géneros musicales por parte del protagonista del disco.

En la mayor parte del disco nos encontramos a Juan con su guitarra retomando quizás esa intención de seguir siendo el músico ambulante que siempre fue. Letras, melodías, influencias, pinceladas, versos y, en definitiva, canciones es lo que trae en este viaje que esperamos poder ver muy pronto sobre un escenario. Obra maestra de obligada adquisición.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *