18 abril 2013 Noticias, Pop

Paul_McCartney1

La tostada a medio comer de George Harrison sigue siendo el objeto de memorabilia más raro que jamás se haya subastado. Lo que se ha subastado de Paul McCartney esta semana ha sido posiblemente otro de los objetos más raros jamás subastados.

Una puerta de la casa donde vivió Paul cuando era pequeño llegó a subastarse por 7.700 dólares. El comprador ya ha comentado que “es algo extraño que puede tener mucho valor en el futuro”. Ignoramos cómo se puede confirmar que una puerta con 70 años es la que tocara Paul McCartney cuando era pequeño.

La familia de Paul se mudó a esa casa de Liverpool en 1955 y se vendió en 1964 a una mujer que “actuó de embajadora no oficial de The Beatles ya que permitía que muchos fans entraran a ver la casa donde había vivido Paul”.

En 1970 volvió a amueblar la casa y le vendió la puerta a Glen South que no tardó demasiado en venderla pero la citada señora no dudó en volverla a comprar y desde entonces la ha tenido detrás de su sofá. Del nuevo comprador se sabe bien poco, pujó por teléfono.

La subasta fue, según los organizadores, “muy buena, terminó con tres compradores pujando continuamente, el precio ha sido beneficioso para nosotros”. Sed vosotros los que opinéis a este respecto. ¿Os parece normal pagar siete mil dólares por una puerta por más que fuera la de la casa de Paul McCartney? ¿Han perdido los papeles estos fans de The Beatles?

Vía | Scotsman

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *