10 octubre 2012 Hard Rock, Noticias

Ayer mismo os comentábamos que el nuevo disco de Kiss, Monster, es uno de los mejores no sólo del año sino de la propia discografía del cuarteto neoyorquino afincado en California. El esfuerzo ha sido considerable y la banda lo sabe. El propio Stanley reconoce cómo ha sido grabar tan memorable trabajo discográfico en una entrevista concedida a Rolling Stone.

Lo de la democracia en el estudio de grabación está demasiado valorado. Si todo el mundo se pone de acuerdo en cómo hacer las cosas significa que todos ceden y al hacerlo todos pierden una parte de crédito. Yo sabía que si no era el productor Kiss no iban a grabar ningún disco nuevo”.

“Para hacer un disco así alguien tiene que poner el listón y decir qué espera de ese disco. Poniendo esa meta el resto sabe que tiene que comprometerse para alcanzarlas. Es mejor así”. Claro lo tenía y quizás por eso se ha conseguido tan alto nivel musical.

“Aunque parezca lo contrario no era el dictador sino el productor. Las cartas estaban sobre la mesa y todo el mundo sabía a qué íbamos a jugar. Hemos sido más productivos y todos hemos coincidido en que no se podía contar con personas ajenas a la banda para componer”.

Estar dentro de un grupo no se puede sustituir por nada. Grabábamos cada uno en nuestro cubil pero mirándonos, casi en directo. Todos sabemos de qué es capaz el otro y así lo hemos hecho. Leí que Gene había declarado que él perdió la paciencia para ser productor y que estaba encantado de que lo fuera yo. Si no hubiera sido así jamás habría habido un nuevo disco de Kiss”. Amén.

También te puede interesar

Comentarios

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *